4 de julio de 2013 / 02:56 a.m.

Monterrey.- • La situación legal que se vive en el interior de la Federación Nacional de Sindicatos Independientes no ha afectado la relación con las empresas, y las revisiones de contratos colectivos no se vieron afectadas, aseguró el director de Coparmex, José Mario Garza Benavides, quien advirtió que ningún sindicato debe estar por encima de la ley.

Aclaró que como ente autónomo, al igual que cualquier otro sindicato, el FNSI sólo puede ser regulado por los mismos trabajadores, y mientras estos no interpongan alguna demanda por malos manejos u otras irregularidades, nadie tiene derecho a intervenir.

Sin embargo, sí consideró que las autoridades deben revisar que cumpla con las leyes, que pague impuestos, y que no sea cuestionada por sus agremiados.

El directivo privado se pronunció a favor de que se mantenga la autonomía sindical.

"Dado que no se manejan recursos públicos, se debe mantener ese estatus y respetar lo posible su independencia, mientras no se hagan actos ilícitos, evasión de impuestos, lavado de dinero, actividades que puedan resultar delictivas, el sindicato debe mantener su autonomía".

Actualmente, el líder estatal de los Sindicatos Independientes, Jaime Padilla Valdés, se encuentra en prisión porque presuntamente ordenó el secuestro del hijo de uno de sus ex colaboradores.

Pero además, se han denunciado diversos movimientos financieros que pueden considerarse malversación de fondos, como algunos pagos irregulares en el Hospital Santa Cecilia, propiedad del FNSI.

Al respecto, Garza Benavides dijo que se debe investigar el caso, pero no por ser de un sindicato, sino como un delito más.

La Constitución en su artículo 123, y la Ley Federal del Trabajo garantiza esa autonomía de los sindicatos, basada en la decisión de los mismos trabajadores, "quienes pueden hacer las auditorías, los reclamos, el mal o buen manejo, es de los trabajadores", dijo Garza Benavides.

En una investigación realizada por Milenio Diario, se detectó en base al Registro Público de la Propiedad, que Padilla Valdés, actualmente recluido en un Cefereso en el estado de Chihuahua, bajo proceso por el delito de secuestro, es dueño de al menos cuatro empresas entre las que se encuentran Inmobiliaria Cosmoplus SA de CV, Inmobiliaria Cosmovalores SA de CV, Inmobiliaria Cosmopoly SA de CV y el Hospital Santa Cecilia.

Estas habrían sido adquiridas con recursos del sindicato, e incluso, se han manejado como propiedad del gremio.

Esta situación, aclaró Garza Benavides, no ha afectado el desempeño laboral y sindical en las empresas donde tienen contrato colectivo.

"La federación sigue su curso normal en ese sentido, los sindicatos se manejan conforme a propios estatutos, que ellos mismos tienen registrados, aquí la Federación tiene como sustituto a Manuel Aguilar, que es quien ha hecho los acuerdos necesarios".

De hecho, las últimas revisiones a los contratos colectivos de trabajo fueron negociadas por Aguilar sin mayores problemas, pues los estatutos le dan personalidad jurídica ante la ausencia del secretario general.

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL