Alberto Vásquez 
27 de julio de 2013 / 02:25 a.m.

 

Juárez, NL.-   • El municipio de Juárez fue emplazado a huelga por parte del Sindicato de Trabajadores municipales de diferentes departamentos, pero que están adheridos a este sindicato independiente, y que desde hace un año, con la llegada de la actual administración, han tenido una serie de problemas que no han sido resueltos.

Héctor Mario Muñoz Rodríguez, secretario general del Sindicato de los Trabajadores del Servicio del municipio de Juárez, dijo que desde hace tiempo interpusieron el emplazamiento a huelga el cual les fue negado, por este motivo decidieron irse al amparo para que fuera revisado señalando que al final de cuentas ganaron.

La mañana de este viernes un actuario del Tribunal de arbitraje del estado fue a notificar el emplazamiento a huelga, siendo recibido por parte del personal del departamento jurídico de Juárez, por lo que ahora el municipio tiene 48 horas a partir del próximo lunes para responder a este emplazamiento, donde encabeza actualmente la administración Rodolfo Ambriz.

“Se hizo una notificación de parte del tribunal de arbitraje al municipio donde se está emplazando a huelga por unas violaciones al contrato colectivo, lo que viene siendo por uniformes a varios departamentos y por aguinaldos, esos son los dos motivos principales de este emplazamiento, nos habían rechazado, nos salió negativa la resolución y este es uno nuevo y esperemos que proceda, y tiene 48 horas el municipio para contestar a partir del lunes.

“Nosotros estamos esperando la contestación de ellos y ya a partir de la contestación de que venza el término, pues ya procederíamos nosotros, y el tribunal que es la autoridad que regula estas relaciones laborales y se iría a huelga el municipio”.

El líder sindical dijo además que hay muchas represalias para los trabajadores por parte del municipio de Juárez, porque si el trabajador acude ante el sindicato para pedir algún tipo de asesoría son despedidos.

Señaló además que han sido bastantes las personas despedidas, porque había más de 700 personas sindicalizadas, pero que las autoridades municipales no han querido reconocer la figura del sindicato, que está para defender a los trabajadores y que sean respetados sus derechos, pero también sus obligaciones como empleados del municipio.

Y aunque han querido tener un acercamiento con el municipio, el actual alcalde siempre ha estado renuente a un encuentro para trabajar en conjunto.