26 de noviembre de 2013 / 08:30 p.m.

Monterrey.- Debido a la relativa frecuencia con la que se han registrado movimientos sísmicos en la zona oriente de Nuevo León, las autoridades de Cadereyta se mantienen a la expectativa y emiten recomendaciones a la población.

Guillermo de León Delgado, subdirector operativo de los Servicios de Emergencia de Cadereyta, comentó que durante las primeras horas analizaron el reporte emitido por el Sistema Sismológico Nacional.

"Y vimos que la ubicación se encuentra a 77 kilómetros al este del municipio de Cadereyta. Ya en el mapa lo estamos ubicando en el municipio de China, del otro lado de la presa El Cuchillo", refirió el funcionario.

De León Delgado consideró afortunado que estos movimientos telúricos estén ocurriendo en puntos alejados de sitios urbanos, como lo son los municipios de Cadereyta, Los Ramones y China, por citar algunos de la región.

"Lo que estamos viendo es que están siendo en áreas rurales, despejadas, entonces no hay por qué alarmarse todavía. De hecho, los sismos que se han estado presentado son casi imperceptibles", recalcó.

Debido a la baja intensidad de los fenómenos, ni en la cabecera municipal ni en las comunidades rurales se han reportado daños en viviendas o cualquier otro efecto.

“"De hecho, en los anteriores (sismos) no hemos tenido ningún reporte dentro de la comunidad, que nos informe de haber sentido algún movimiento, o algún daño estructural en sus domicilios", reiteró.

La Dirección de Protección Civil y Bomberos de Cadereyta formuló algunas recomendaciones, en caso de que la situación se presente en sectores poblados.

La principal indicación es mantener la calma y tratar de alejarse, en la medida de lo posible, de los sitios de riesgo.

"Y en caso de que se complicara la salida si es una vivienda de dos pisos, mantenerse bajo los marcos de las puertas, o debajo de las mesas grandes, que les pueden servir como triángulo de vida", puntualizó De León.

Las corporaciones de auxilio del oriente del estado se mantienen en alerta, pues no se desean que algún sismo tome desprevenida a la población.

AGUSTÍN MARTÍNEZ