27 de noviembre de 2013 / 12:11 a.m.

Monterrey.- Monterrey siempre ha sido zona sísmica, y ese aspecto se incluye en los planes de contingencia y en la cultura de prevención que ha buscado  implementar Protección Civil, pero la pregunta es si se cumplen los códigos de seguridad en los edificios y construcciones mayores de la ciudad, señaló el director de la institución,  Jorge Camacho Rincón.

A raíz de la actividad sísmica que se ha registrado últimamente en diversos municipios de la entidad, el funcionario aclaró que no es algo nuevo, pues se tienen referencias desde siempre de diversos temblores, y aunque no existe un registro histórico preciso y científico, sí existen relatos de la gente de hace tiempo.

De hecho, la presencia de montañas en la región, indica que hubo un tiempo de fuerte actividad sísmica que las creo.

“Hay datos de muchos años atrás, de mucho más atrás de 1800, 1870, 1890, hay un serie de registros que son meramente testimoniales, no son propiamente registros científicos, la prueba más importante de que fue zona sísmica hace millones de millones de años, son las montañas”.

Las sierras se hicieron gracias a grandes movimientos telúricos, y aún hoy, siguen lo movimientos, aunque no tan fuerte.

Para Protección Civil del Estado es importante que la ciudadanía sepa qué hacer en caso de una contingencia, cómo evacuar rápido un edificio en caso de sismo, cómo protegerse y evitar riesgos.

“Reamente en Nuevo León una de las ventajas es que se promueven permanentemente todos los procesos de evacuación de inmuebles, se promueve lleva a cabo simulacros, esto es cuando sucede”.

Es importante considerar para las estrategias los fenómenos geológicos, incluidos los sismos.

Sin embargo, no se puede saber si los edificios, pasos a desnivel y otras construcciones realmente cumplieron con los códigos de seguridad, que incluyen medidas contra terremotos.

Por Ley, quienes definen esas medidas y revisan que se implementen, es Desarrollo Urbano de los Municipios.

“Es en donde los códigos de construcción deben afinar sus detalles y sus reglas en torno a todos y cada una de las obras que se hacen, tanto por parte de la obra pública, como privada”.

Sin embargo, Camacho Rincón consideró que en Nuevo León se ha desarrollado una cultura de prevención, que lo mismo funciona en cualquier tipo de contingencia, incluido un sismo.

Francisco Zúñiga