25 de febrero de 2013 / 03:03 p.m.

Monterrey • Así como un cáncer silencioso que avanza poco a poco se asimila el complejo problema que representa la situación de las pensiones de los Estados y del todo el país.

Tan sólo para las entidades –que representa el 10 por ciento de lo que significa el costo a nivel nacional - antes del 2020 unos 16 Estados tendrán problemas muy severos, afirmó el actuario Francisco Miguel Aguirre Farías del despacho Valuaciones Actuariales del Norte y autor del libro “"Pensiones…¿y con qué?.

Actualmente unos 10 Estados tienen problemas y en los siguientes años 6 más van a quebrar, señaló el experto.

En entrevista telefónica con Multimedios, Aguirre Farías, mencionó que de las 32 entidades sólo 2 tienen resuelto lo que representará el costo de sus pensiones:

“"Jalisco y Aguascalientes lo tienen resuelto para todos sus trabajadores. En el caso de Nuevo León sólo está sin problemas aquellos empleados que ingresaron a trabajar después de 1994"”, dijo en entrevista sin abundar más sobre el tema.

Señaló que hay entidades en las que ya se requieren subsidios muy importantes además de las cuotas:

“"Se está subsidiando a la institución con cantidades que ponen a temblar las finanzas de los Estados y además son crecientes; hay Estados que ahorita no tienen problemas, pero se van presentar en los próximos 20 o 30 años"”.

En su libro publicado el año pasado “"Pensiones… ¿y con qué?"”, estima un costo del sistema público de pensiones reformados y sin reformar para los Estados en este año, de 20 mil 221.62 millones de pesos, mientras que en el 2020 de 34 mil 808.26 millones de pesos.

Para el 2050 esta cifra se elevaría a 75 mil 17.36 millones de pesos, de acuerdo con el texto.

“"Hay Estados que van a destinar fácilmente el 10 por ciento de su presupuesto de egresos total a pensiones"”.

A nivel nacional el problema de las pensiones representa el 120 por ciento del Producto Interno Bruto (30 puntos corresponden a los trabajadores del IMSS y los otros 90 a servidores públicos), indicó Aguirre Farías.

Aguirre estimó que actualmente en México se gasta cerca del 8 por ciento del Presupuesto de Egresos de la Federación a subsidiar instituciones de seguridad social.

“"Subsidiar quiere decir que aparte de las cuotas y aportaciones los mexicanos destinamos el 8 por ciento del presupuesto a hacer aportaciones extraordinarias a los sistemas de pensiones que ya están descapitalizados"”.

Sin embargo, este 8 por ciento se convertirá en un 14 por ciento del Presupuesto de Egresos, advirtió el experto.

¿Qué representa la magnitud de este problema?

“"Desde la óptica de los sistemas de pensiones mexicanos se clasifican en tres grupos: los que no tienen acceso a una pensión, o no van a tener acceso que es el 50 por ciento de los mexicanos.

“"Por otro lado están los afiliados al IMSS y esos a su vez se dividen en dos, los que entraron antes de 1997 y los que se afiliaron después"”.

Explicó que los que entraron después de 1997 y los que seguirán sumándose se van a ir con pensiones no más allá de un 35 por ciento de su último salario.

¿Cuál es la situación del tercer grupo?

“"En un tercer grupo están los afiliados a los sistemas que amparan a servidores públicos, ahí está el ISSSTE, ISSSTELEON, las universidades, los municipios, etc., en este tipo de sistemas de pensiones ocurre lo contrario. Es decir, se establecen diferentes criterios para la jubilación. Estos a veces son erróneos.

Los sistemas de pensiones para servidores públicos toman la antigüedad como criterio único, sin considerar la edad y en muchos casos otorgan pensiones a personas que no lo necesitan. Esto afecta no sólo a la viabilidad de las instituciones de seguridad social sino a las finanzas públicas, además pone en riesgo el pago de pensiones y prestaciones que ofrecen.

¿Qué medidas se pueden tomar?

“"Hay que hacer cosas diferentes para diferentes grupos de mexicanos en el caso de pensiones. En el primer grupo que no tiene nada, hay que ayudarles, pero ahí hay que gastar más, tenemos que crear una pensión universal como ya se ha hecho en algunos lugares del país.

“"El segundo lugar están las pensiones que otorga el IMSS y los que entraron después del 97 que a la larga van a ser todos los mexicanos, pues van a recibir pensiones muy pequeñas en porcentaje de salario y por lo tanto también habrá que apoyar a esos mexicanos"”.

Respecto al tercer grupo planteó que se requieren hacer reformas de manera que se otorguen pensiones a la gente que sí requiere de una pensión por jubilación, por ejemplo 60 a 65 años de edad.

Dijo que no se pueden tomar acciones de golpe porque representaría un problema serio, por lo que se tienen que tomar medidas graduales: “"Otra cosa es poner tope a las pensiones, que no pueda haber pensiones hasta de cierto número de salarios mínimos"”.

Mientras que se toman las acciones necesarias, esta situación avanza como un cáncer, dijo, afectando a las finanzas públicas lentamente:

El especialista cuestionó: “¿Qué está sucediendo? Que una buena parte de los impuestos se está destinando a subsidiar a sistemas de pensiones mexicanos (…) cada vez tenemos menos infraestructura, cada vez tenemos educación de menor calidad, salud de menor calidad, etc., pero es gradual”.

¿A qué obedece todo el problema de pensiones?

“"A una razón fundamental, es que cuando se crearon los sistemas de pensiones, cuando se empezaron a formalizar los sistemas de pensiones en México, en los Estados la esperanza de vida era 49 años y ahora son 76, antes pagábamos pensiones en promedio 3 o 4 años y ahora pagamos pensiones en promedio 30 o 35 años. Entonces obviamente se requiere mucho más

ALEJANDRA MENDOZA