28 de febrero de 2013 / 06:49 p.m.

 El gobierno de Oaxaca solicitará apoyo a la federación para iniciar el desazolve de una cueva fósil denominada “El Boquerón”, que se localiza en el poblado indígena de San José “El paraíso”, donde se había localizado un tapón natural que puede generar inundaciones en prejuicio de poco más de mil habitantes.

El director del Instituto Estatal de Protección Civil (IEPC), Manuel Maza Sánchez, reconoció que luego del trabajo de exploración realizado en la zona por un grupo de espeleólogos estadunidenses se encontró obstruido el cauce de un río subterráneo ubicado a 50 metros de profundidad donde se hallaron varios derrumbes generados por diferentes movimientos geológicos y cársticos de origen natural.

Maza Sánchez indicó que la expedición fue encabezada por el espeleólogo Bill Stone, mismo que junto con otros cuatro expertos, incursionaron con equipo especializado de buceo hasta el interior de la caverna, hallando una gran cantidad de derrumbes, que se han generado a lo largo del tiempo y no por razones de algunas explosiones causadas por dinamita derivadas de la construcción de un tramo de carretera que se ejecuta cerca de la zona.

También se hallaron árboles derribados petrificados de gran tamaño y a una altura de 15 metros dentro de la misma cueva, “lo que nos indica que dentro del sitio se generan fuertes corrientes de agua por las precipitaciones pluviales cada vez más fuertes que se reportan en la región”.

De la misma manera, se encontró basura en una gran cantidad, principalmente botellas de PET.

Dijo que los expertos recomendaron a las autoridades estatales iniciar a la brevedad la limpieza y desazolve de la cueva, con alguna obra de mitigación, retirando todos los escombros para que no ocurra una inundación por una crecida mayor de los ríos que desembocan en el sitio.

"“Los espeleólogos no están realizando un plano cartográfico para identificar las entradas y salidas de la cueva a fin de poder iniciar los trabajos de desazolve"”, dijo.

Informó que será en el mes de abril que se pueda presentar el informe a la Comisión Nacional del Agua (CNA) para determinar los recursos que puedan ser utilizados para atender la contingencia.

Precisó que además de realizar el retiro de los derrumbes, es preciso iniciar un plan de reubicación de dos poblados que se encuentran asentados cerca del sitio y que representa una zona de alto riesgo.

 — OSCAR RODRÍGUEZ