FANNY MIRANDA Y ANTONIO VILLEGAS
22 de junio de 2013 / 06:23 p.m.

México y Tabasco • La Procuraduría General de la República solicitó al cardiólogo que atiende a Andrés Granier que los médicos adscritos a la dependencia verifiquen el estado de salud del ex gobernador de Tabasco, quien cumple nueve días internado en el Hospital Ángeles, informó el abogado Eduardo Luengo Creel.

El litigante se negó ayer a que los médicos legistas que acudieron al nosocomio revisaran al ex mandatario, ya que no presentaron un mandato judicial, sino un oficio.

En un comunicado, Luengo Creel insistió en que "la suspensión provisional que le fue otorgada indica que la PGR custodiará el arraigo de 30 días y la información sobre el estado de salud de Granier le será notificada a través de un parte médico de su cardiólogo privado".

La tarde de ayer fue notorio el reforzamiento de la presencia de agentes del Ministerio Público federal, quienes entraban y salían con documentos de la torre donde se ubica la unidad coronaria.

Asimismo, el hospital redobló la vigilancia y restringió el paso a los medios de comunicación.

Oclusión en arteria

La oficina de prensa de Andrés Granier dio a conocer que el cateterismo practicado el pasado jueves al ex gobernador muestra que tiene 90 por ciento de una arteria obstruida, por lo que requiere un tratamientomédico específico.

Debido a los resultados, el médico aseguró que Granier "requiere de la instalación de un tratamiento médico específico para los problemas de salud encontrados".

Dispuesto a cooperar

El ex contralor de Tabasco, Roger Pérez Évoli, compareció ayer en la Procuraduría de Tabasco en el contexto de la investigación por el desfalco financiero que acusa la administración del gobernador Arturo Núñez.

Pérez Évoli ingresó a la dependencia cerca de las 13:30 horas y salió dos horas después.

El ex funcionario indicó que no tiene irregularidades que esconder y sostuvo que está dispuesto a cooperar con las autoridades en todo lo que le sea posible. Añadió que en su gestión como contralor hizo más de 300 auditorías.

Por la mañana estaban citados la titular de Educación, Rosa Beatriz Luque Green, y quien fuera el director administrativo de la dependencia, Mario Carrillo García, pero no se presentaron.

Gasto en seguridad

La seguridad de Andrés Granier costó al gobierno estatal 6 millones 648 mil pesos hasta el pasado 18 de junio, cuando aparentemente se le suspendió por parte de la administración de Arturo Núñez.

La Secretaría de Seguridad Pública estatal reportó que hasta ese día se gastaron más de 6 millones de pesos "por concepto de salarios, únicamente", esto en acato a una resolución del Instituto Tabasqueño de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

El gobierno de Núñez quitó a Granier la seguridad luego de que el Congreso aprobó modificaciones al esquema de protección que el priista gestionó en abril de 2012 con la anterior legislatura priista.