23 de marzo de 2013 / 01:48 a.m.

El abogado de los mentores indicó que no están en contra de la totalidad de la reforma, sino sólo contra los apartados que violentan los derechos laborales del magisterio; agregó que calcula que al menos un 50 por ciento de los más de 50 mil trabajadores de la educación optarán por el amparo.

 Monterrey.- • Unos mil 500 maestros solicitaron un amparo de la Justicia Federal en contra de la Reforma Educativa, enfocándose en la violación a sus derechos laborales al condicionar su permanencia en el empleo a una evaluación educativa.

Mario Amaya Chávez, abogado de los mentores querellados, dijo que es un primer paquete, pero calcula que al menos el 50 por ciento de los más de 50 mil trabajadores de la educación optarán por el amparo.

"Hasta hoy tenemos registro de mil 500 maestros que vamos a presentar amparos", pero "creemos que de los más de 500 mil maestros, un porcentaje mayor a la mitad debe inconformarse".

Entre los quejosos hay maestros de la Sección 21 y 50, pues la Reforma Educativa les afecta a todos.

Aclaró que en cada entidad hay grupos de maestros que están recurriendo a la autoridad judicial federal para solicitar no se aplique esta parte de la reforma.

De acuerdo a los tiempos de la publicación de la reforma educativa, los docentes tendrían hasta el 15 de abril a las 12 de la noche para solicitar su juicio de amparo.

"De acuerdo a la aprobación de la Reforma Educativa y su publicación, y quitando fines de semana y periodo vacacional de Semana Santa, debe ser hasta el 15 de abril la fecha límite. Hay tiempo para que los maestros reúnan su documentación a fin de pedir el amparo".

Amaya Chávez explicó que no van en contra de la totalidad de la Reforma Educativa, sino sólo contra los apartados que violentan los derechos laborales del magisterio.

"No estamos impugnando el acto del Estado para elevar calidad educativa, eso es correcto, es una necesidad, pero a pretexto de esto no creemos que se deben sacrificar los derechos laborales", dijo Amaya Chávez.

Básicamente, dijo, centrarán su estrategia en demostrar que el examen de valuación violenta el derecho a la estabilidad en el trabajo garantizado en el artículo 123 constitucional.

"No se puede condicionar su permanencia al resultado de una evaluación, hay maestros que tienen 20 o 30 años de servicios, que no pueden ser tratados así".

Calculó que en el país debe existir por lo menos unos 200 mil juicios de amparo solicitados, y en Nuevo León habrá por lo menos unos 25 mil, una vez que se venza el periodo.

El abogado descartó que el amparo pueda ser negado, pues consideró que el agravio se da desde el momento en que se les notifica que deben ser sometidos a una evaluación, con lo que esperan probar que hay violación a sus derechos".

FRANCISCO ZUÑIGA