13 de abril de 2013 / 07:30 p.m.

México • Tras 27 horas de vuelo desde Sudáfrica y diversas reuniones con la prensa, anoche al actor Gerard Butler tuvo tiempo para convivir con sus seguidores al pasar por la alfombra previa a la premiere de Olimpo bajo fuego.

El actor escocés, quien interpreta a un héroe que es capaz de dejar la vida por salvar a su presidente en la cinta que vino a promocionar a México, habló de este proyecto en el que se busca frenar una amenaza terrorista y cómo este es un tema que, para él, no se puede adjudicar a una nación en específico.

"Todos hemos crecido con la idea de confiar y creer en las instituciones, por eso el filme no pone en duda el dolor y el sufrimiento que implicaría ver a nuestro presidente, querido o no, con una pistola apuntándole a la cabeza", dijo en la conferencia que ofreció previo a la alfombra roja.

Con el carisma que lo caracteriza, el histrión logró una convocatoria de más de 2 mil personas en la presentación de la cinta, quienes se arremolinaron en las vallas, para ver a su ídolo, a quien esperaron desde temprana horas para verlo. Como respuesta tuvieron a un actor que besó, abrazó y dio muestras de amor.

De su asociación altruista, Kids Kicking Cáncer, compartió la satisfacción que le dan estos proyectos.

"Es una organización impresionante donde los niños aprenden meditación, aprender artes marciales y eso les ayuda a reducir su necesidad de medicamentos para el dolor.

"Estas terapias han servido para que los niños y adultos que tienen sida se sientan mejor. Toda la gente debería enfocarse en algo para vaciar la basura de su cabeza", expresó en la alfombra.

"Mi amor, mi cielo", le decían los fans, quienes portaban pósters, pancartas y esperaban una sonrisa o un autógrafo, y al final lograron su objetivo, ya que el actor hasta se dio tiempo de recibir "mensajes personalizados", coordinados por el presentador.

Butler gruñó y gritó haciendo referencia a la cinta 300: "Hoy vamos a tener una cena en el infierno". Y la emoción se reflejó en el público atento a cada movimiento del anfitrión.

Al hablar con Jan, el presentador, dijo que la cinta: "Es sorpresivamente emocional y en todo el mundo van a identificarse, porque no hablamos de un problema local, sino que hablamos de la libertad", dijo antes de dirigirse a las salas donde ya aguardaban los invitados.

"SÍ ES MUY EXTRAÑO", DICE EL ACTOR

En entrevista exclusiva con ¡hey! el actor acepta que hay demasiadas similitudes entre la películaOlimpo bajo fuego y la realidad bélica con Corea del Norte en la actualidad.

Viendo las noticias no puedo dejar de pensar que Hollywood puede preveer cosas o que esta es una cinta muy política. ¿ No te parece un punto muy relevante lo que está ocurriendo en Corea del Norte al mismo tiempo que sale tu película?

Pues sí, siempre están pasando muchas cosas en Corea del Norte, por eso hicimos esta película. Es cierto que hay demasiadas similitudes respecto a cómo se han ido moviendo las cosas.

“Nuestra historia trata con una organización terrorista con motivaciones ficticias que están separadas de Corea del Norte, en la película el Estado solo hace lo que hace. Y eso ahora está pasando en la realidad. Sí es un poco extraño.

"El otro día estaba haciendo una entrevista, me voy a mi cuarto y había una historia en las noticias en las que Obama prometía apoyar a Corea del Sur. Y tenemos exactamente esa escena en la película donde, el presidente, Aarón Eckhart, se sienta con el primer ministro de Corea del Sur y le dice: ‘Nosotros los protegeremos’.

"Y también, mientras esto pasaba, ahí estaba mi asistente, que me estaba hablando y yo no lo pelaba. Y también es una escena en la película donde me está hablando mi esposa y no le hago caso, porque estoy muy interesado viendo lo que se dice en la tv acerca de Corea del Norte."

SOFÍA REYES