18 de marzo de 2013 / 02:18 p.m.

Monterrey.- • Especialistas y representantes religiosos invitados al programa Cambios coincidieron en que la elección de Jorge Mario Bergoglio como papa fue una sorpresa, pero cambiará la imagen de la Iglesia católica.

El analista en asuntos religiosos José Mendirichaga consideró que el papa de la orden jesuita tendrá como aliados a muchos integrantes de la Iglesia para luchar por un cambio que renueve la fe de los creyentes.

Aunque se veía alejada la posibilidad de que un latinoamericano encabezara la Iglesia que Pedro fundó, la noticia de Bergoglio satisface no solo al continente americano, sino a gran parte de la población que profesa la fe católica.

“"Él luchará y, con él, muchos cardenales y muchos obispos y sacerdotes y consagrados y, con él, el pueblo de Dios. Luchar con esa curia romana no va ser fácil, pero va luchar y con él vamos todos"”, mencionó.

La Iglesia cristiana, por su parte, ve en el papa Francisco una figura amable que ganará más creyentes y, probablemente, recuperará la fe perdida en muchos por los escándalos que protagonizaron sacerdotes católicos.

Así lo consideró el representante de la comunidad de iglesias cristianas, Rosalío García Hernández, quien añadió que los cristianos tendrán que trabajar más, pues ven en Francisco un reto.

“"Para mí, la señal es justicia social, un papa con formación jesuita, que las señales que os manda de humildad no son mediáticas, un perfil que trabajará con las personas humildes es un perfil maravilloso para el liderazgo católico"”, dijo.

Sin embargo, el papa Francisco tendrá que luchar, además, por resolver los problemas internos; también por la imagen del episcopado argentino que, en su momento, estuvo ligado a la dictadura militar, mencionó el analista de asuntos internacionales Rolando San Miguel.

“"La colaboración del episcopado argentino con la dictadura militar es de todos conocida, es muy amplia y protegiendo los intereses del episcopado y de la Iglesia en esa misma época"”, señaló.

Por su parte, el presbítero Elías Álvarez González celebró que, por primera vez en la historia, exista un papa latinoamericano.

REDACCIÓN