14 de marzo de 2013 / 12:59 a.m.

Rosa María Adam Tovar, directora de Deportes en Cadereyta, fue notificada que su marido es acusado de transportar varios kilos de cocaína con un valor superior a los 5 mil dólares, ahora espera que las autoridades esclarezcan el caso.

 Cadereyta.- • Para Rosa María Adam Tovar, directora de Deportes en Cadereyta, fue una sorpresa saber que su esposo estaba detenido en Estados Unidos acusado de transportar 30 kilogramos de cocaína.

No son ricos, dice, pero no hay necesidad de ese tipo de actividades, pues el gimnasio que tienen en ese municipio les da para vivir. Simplemente, no sabe qué pudo pasar.

"Me causa sorpresa, yo no imagino qué pasó, simplemente no lo sé", dice desconcertada.

Su esposo Raúl García Quirino siempre demostró ser un deportista ejemplar, hombre de familia, y al igual que su esposa, ha destacado en el Taekwondo como competidor y como juez internacional.

De hecho, estuvieron en las Olimpiadas de Beijing, y su futuro era prometedor en la disciplina.

Sin embargo, el Gobierno norteamericano lo acusa de intentar introducir la droga con valor de dos millones de dólares a ese territorio.

García Quirino desapareció hace un par de semanas, un viernes, y el sábado habló por teléfono con su esposa para decirle que estaba detenido en el vecino país del norte.

De acuerdo a la acusación que le hace la autoridad, García Quirino llevaba escondida la droga en 31 paquetes dentro del tablero del auto que conducía. Un perro entrenado detectó la droga, y él habría declarado posteriormente que era la tercera vez que lo hacía, y le iban a pagar 5 mil dólares.

Cuando Adam Tovar habló con él, sólo le dijo que estaba detenido en Estados Unidos. Luego supo por qué, pero no se explica, pues nada hacía sospechar que pudiera tener esas actividades. Por eso prefiere esperar que se aclaren las cosas.

"Él ya tiene un abogado, vamos a esperar", precisa.

Su esposa, Adam Tovar, considera que esto no debe afectar el desarrollo de sus actividades como funcionaria, madre de familia y deportista.

De hecho, sigue trabajando y desarrollando los programas dentro de la Dirección de Deportes del municipio. "Yo sigo haciendo mi papel como funcionaria, como madre de familia".

Tampoco a sus dos hijos, varones ambos, de 22 y 18 años de edad, quienes a ellos si les tomó por sorpresa la noticia, pero esperan que todo se aclare.

"Como familia seguimos igual, trabajando, y vamos a esperar, traemos la frente en alto, y no tenemos nada de qué avergonzarnos".

FRANCISCO ZÚÑIGA