18 de marzo de 2013 / 01:56 a.m.

Monterrey.- • La alcaldesa de Monterrey arremetió contra los detractores de sus críticas por el presunto favoritismo de Sedesol para llevar el programa 65 y Más a gobiernos municipales emanados del PRI.

Margarita Arellanes Cervantes mantuvo su postura de denunciar que la delegación federal, encabezada por el exdiputado local Pablo Elizondo, benefició a los ayuntamientos de Escobedo y Apodaca, encabezados ambos por alcaldes tricolores.

“"La verdad no peca, pero incomoda... por supuesto, seguimos a la fecha (en la misma postura) y lo reitero, porque empezaron en esos municipios siendo que Monterrey es el municipio que cualquier niño de primaria sabe que es el municipio que tiene mayor número de adultos mayores en todo el estado.

“"Esto es evidente, es claro; al verse al descubierto, obviamente, como suele suceder, hay quienes se enojan para que no les digan las verdades"”, consideró.

La alcaldesa regiomontana desmintió que, a diferencia de los municipios beneficiados, Monterrey no se encontrara listo para recibir el programa, al ventilar que nunca les enviaron una solicitud para adecuar espacios a fin de albergar a los adultos mayores.

Explicó, además, que las condiciones para desarrollar el programa también distan mucho entre municipios panistas y priistas, con un claro beneficio para estos últimos.

“"¿Por qué excluir a Monterrey, por qué a estos municipios no nos han hablado, no nos han señalado? Es mentira que otros (municipios) estaban listos, no tenemos siquiera un solo oficio en donde nos hayan solicitado a nosotros instalaciones municipales; porque en el caso de Monterrey, San Nicolás, Santa Catarina, se quieren ir en lo oscurito a realizar programas públicos"”, sostuvo.

La semana pasada, Arellanes presentó su reclamo junto a sus homólogos de Santa Catarina, Víctor Pérez Díaz; de San Pedro Garza García, Ugo Ruiz; y de San Nicolás de los Garza, Pedro Salgado Almaguer.

La alcaldesa exhibió que, al paso de los días, el delegado de Sedesol sigue sin tomarle la llamada telefónica para dialogar sobre este asunto.

“"No (me ha tomado la llamada), sigo esperando que me responda"”, sentenció.

LUIS GARCÍA