26 de mayo de 2013 / 06:37 a.m.

El centro de 37 años tomó el control del juego en prórroga por segundo partido consecutivo, esta vez anotando los primeros cinco puntos del tiempo extra y los Spurs remontaron una desventaja de 18 puntos para vencer a los Grizzlies de Memphis por 104-93 la noche del sábado.

Con esta victoria, San Antonio quedó a una victoria de las finales de la NBA, que serían sus primeras desde 2007.

"Él fue muy importante para nosotros la noche anterior en tiempo extra. Lo hizo por nosotros y lo hizo de nuevo esta noche", afirmó el entrenador de los Spurs Gregg Popovich al referirse al dos veces Jugador Más Valioso. "Es por esto que es considerado tan grande, como lo ha hecho durante los últimos 17 años. Ha sido increíble. Él siente la responsabilidad de ayudarnos en este tipo de ocasiones y lo hizo de nuevo esta noche".

Duncan quiere volver a la final después de haber estado a punto de hacerlo el año pasado. El delantero dijo que él fue más activo en el tiempo extra después de haber estado un poco inseguro en los disparos durante el tiempo regular.

"No estoy preocupado por la edad que tengo o lo que sea", dijo Duncan. "Estoy muy enfocado en tener otra oportunidad de llegar a un campeonato y tratar de ganar, eso es todo".

Los Spurs se hicieron de una ventaja de 3-0 en el tercer partido de la final de la Conferencia del Oeste y han ganado cinco partidos consecutivos en lo que va de la postemporada.

Con el recuerdo de haber desperdiciado una ventaja de 2-0 el año pasado en las finales del Oeste ante Oklahoma City, cuando perdieron los siguientes cuatro partidos, los Spurs dejaron atrás el juego descuidado con el que arrancaron y empujaron a los jóvenes Grizzlies al borde de la eliminación en la primera final de la conferencia del Oeste jugada en Memphis.

Ahora la tarea para los Grizzlies será aún más difícil pues el cuarto juego, el lunes por la noche en Memphis, podría concluir la serie.

"Hemos tenido la suerte de llegar hasta aquí y tenemos que jugar mejor si queremos continuar", dijo el entrenador de los Grizzlies, Lionel Hollins.

Memphis parecía a punto de ganar en tiempo regular, pero Mike Conley perdió en la carrera contra el zumbador.

Ningún equipo de la NBA ha perdido una serie cuando lideraba 3-0.

"Es frustrante, pero sabes que nos da esperanza al mismo tiempo, al saber que podemos pelear y regresar", dijo Conley. "Y hemos tenido posibilidades de ganar cada uno de estos partidos. Este fue uno difícil de tragar, pero fue una buena lección. No hay otro equipo con el que preferiría estar en desventaja de 3-0 para tratar de remontar".