30 de junio de 2013 / 04:18 p.m.

Hasta el silencio bramó por esa impactante noticia: Argentina y Brasil eliminados en la carrera sudamericana hacia el Mundial Sub20 de Turquía.

Ya no hace falta tejer más teorías ni tratar de explicar lo que resultaba inexplicable.

Argentina y Brasil, los supercampeones de la categoría con seis y cinco coronas cada uno, perdieron en el Sudamericano porque sus rivales fueron superiores. No tuvieron ninguna ráfaga de suerte y en Turquía lo están reafirmando.

Colombia, Uruguay, Paraguay y Chile le dieron al bloque de la Conmebol, que agrupa a 10 países sudamericanos, un pase perfecto a los octavos de final.

La Concacaf, del área del fútbol de América del Norte, Central y del Caribe, se quedó solamente con México al ser eliminados Estados Unidos, Cuba y El Salvador.

Colombia, Uruguay, Paraguay y Chile se clasificaron, así, en el mismo orden como terminaron en el Sudamericano de Argentina a principios de este año.

Si siguen bajo la ley implacable del triunfo, esos equipos seguirían como bloque cada vez más granítico porque en la segunda ronda no se miden entre sí: Uruguay choca el martes con Nigeria (en Estambul), y un día después lo harán Chile-Croacia (Bursa); Colombia-Corea del Sur (Trazbon) y Paraguay-Irak (Antalya).

Los duelos se completan el martes con España-México (Estambul); Grecia-Uzbekistán, Francia-Turquía (Gaziantep) y el miércoles con Portugal-Ghana (Kayseri).

Con dos triunfos, uno de ellos 1-0 sobre el local Turquía y un empate, Colombia fue el único ganador de grupo de todos los latinoamericanos, incluso México, que entró arañando entre los cuatro mejores terceros.

Colombia arrastra diez años sin perder en la fase de grupos del Sub20, con nueve victorias y tres empates en este periodo. Una de sus figuras más descollantes es el volante Juan Fernando Quintero, del Pescara italiano, sobre quien medios de su país dicen que fue fichado por el Porto de Portugal.

Paraguay quedó a la cabeza del suyo junto con Grecia, ambos invictos con cinco puntos. Pero los europeos terminaron primeros en un sorteo de desempate, al que se apeló ya que ambos equipos no solo igualaron en puntos, sino también en la diferencia de goles y en el duelo 1-1 entre ellos.

Uruguay debutó con una derrota 1-0 ante Croacia y luego enderezó el rumbo con dos triunfos seguidos, incluso una goleada 4-0 sobre Uzbekistán que lo dejó con seis puntos en su llave, uno menos que los croatas.

"Este es un grupo de jugadores muy potente y, definitivamente, tenemos calidad para proclamarnos campeones", dijo Federico Gino, centrocampista del Defensor Sporting de Montevideo. "Ese ha sido nuestro sueño en todo momento, aunque sabemos que tenemos que tomarnos las cosas partido a partido".

El más irregular del bloque fue Chile, con una cosecha de cuatro unidades, tres menos que el puntero Irak. Pese a todo, Chile se clasificó segundo con una victoria 2-1 sobre Egipto y luego se empezó a desinflar: 1-1 con Inglaterra y derrota 2-1 ante Irak.

Si los sudamericanos ganan todos sus partidos, en cuartos de final solo podría darse un choque entre ellos que sería el de Colombia-Paraguay. Y si México elimina a España, campeón europeo y uno de los principales candidatos, podría llegar a chocar con Uruguay si es que este vence a Nigeria.

No están ni Argentina ni Brasil. Por algo habrá sido.

AP