24 de noviembre de 2013 / 04:57 p.m.

Desde que decidió bajar de la división ligera a las 145 libras de la división pluma Ricardo Alejandro Lamas ha sido imparable, cuatro victorias sin conocer la derrota, solo una de ellas llegó a los jueces. Los dos últimos oponentesderrotados, Hatsu Hioki y Eric Koch, iban enfilados a una pelea por el título.Es por esto que Lamas ha pedido durante casi un año una oportunidad al cinturóndel brasileño José Aldo. El UFC ha respondido y la oportunidad por fin llega,Ricardo Lamas retará a José Aldo en el evento principal de UFC 169 el 1 defebrero en el Prudential Center de Newark, Nueva Jersey.

"Mesiento emocionado, orgulloso, es una pelea que hace más de un año estoyesperando y no voy a perder la oportunidad, voy a entrenar más fuerte que nuncay voy a salir del octágono con el cinturón"

El 2013 abrió bien para el hijo de padre cubano y madre mexicana. Una victoria pornocaut técnico ante Eric Koch auguraba la oportunidad al cinturón, pero eléxito se convirtió rápidamente en decepción. Pasado por alto en tres ocasiones,Lamas se quedó sin pelea en el 2013 luego de que su oponente programado paraUFC 162, Chan Sung Jung, recibiera una oportunidad al cinturón de Aldo comoreemplazo en UFC 163.

"Cuandouno está fuera del reflector en este deporte la gente te olvida, no quiero serolvidado, yo quiero estar en el reflector, en el centro del octágono para quetoda la gente me vea. Estoy muy emocionado, esto es una pelea que pedí por másde un año y ahora el sueño está aquí".

Las negociaciones cerraron el jueves de la semana pasada, y el martes la cita fue oficial. Lamas no ha parado de entrenar en todo el año y la estrategia está en su mente, 25 minutos de presión y avance, pero estos llegarán con una consecuencia.

"Para ganarle a José Aldo uno tiene que estar físicamente y mentalmente muy fuerte.Yo sé que voy a tener que recibir una paliza para ir hacia adelante y ganar lapelea, estoy preparado para hacer eso".

Su herencia y el tiempo pasado en México recientemente en labores promocionales le pusieron como meta original pelear en nuestro país pero al no ser posible Ricardo tiene un plan para visitar después de la pelea.

"Al principio cuando yo estaba pidiendo la pelea yo quería pelear en México, en el D.F. Pero no pudo pasar. Pero después de la pelea voy a visitar México con el cinturón y voy a darle gracias a toda la gente mexicana que me ha apoyado tanto".

CARLOS CONTRERAS LEGASPI