1 de julio de 2013 / 01:50 a.m.

Los Diablos Rojos del México se metieron a un infierno desconocido para ellos. Reconocieron a unos Sultanes de Monterrey con sangre caliente que de la mano de Chris Roberson y Ricky Álvarez ayer exhibieron su poderío en un imponente Palacio Sultán.

Y es que a puro cañón, los Sultanes de Monterrey, apagaron el Diablo que llevan por dentro el México y confirmaron su plan ascendente al aplastarlo 14-4 para llevarse su sétima serie al hilo y posicionarse en el segundo lugar del grupo de la Zona Norte de la Liga Mexicana de Béisbol.

Cabe destacar que Roberson y Álvarez produjeron la mitad de las carreras totales y por ello se erigieron las figuras del tercer juego de la serie que Sultanes ganaron por 2-1.

Tras ponerse en ventaja por 2-0, en la tercera entrada los Sultanes protagonizaron un solo titubeo que fue bien provechado por el venezolano Elizer Alfonzo, quien conecto un cuadrangular con dos hombres en bases.

Sin embargo, a los de México les duró muy poco el gusto. Porque en la entrada siguiente y pese a tener a Sultanes con dos outs, comenzó el show de Roberson al impulsar la voltereta con un imponente hit para que completaran hasta tres carreras. Y con ello Sultanes volvió a tomar la delantera por 5-3.

En la quinta entrada, Ricky Álvarez incrementó la ventaja de Sultanes al impulsar dos carreras con un espectacular cuadrangular. Álvarez incrementó su cuenta personal de 64 carrera producidas y su cuadrangular 16 de la temporada.

De nuevo Roberson validó el poderío de Sultanes en la zona de bateo al producir un par de carreras más para dejar la pizarra en 9-3 ante el ensordecedor apoyo de unos 20 mil fanáticos en el Palacio Sultán.

El cierre de la sexta entrada volvió a ser valiosa para los de casa. Tras varios intentos fallidos, Luis Alfonso García sacó un tremendo cañonazo que lo metió a los balcones parrilla. El hombre de hielo con bat de fuego consiguió su primer cuadrangular y enseguida Sergio Pérez y el catcher Arturo Rodríguez impulsaron otras dos carreras que le permitió a la novena regiomontana colocarse arriba 12-3 ante unos tímidos Diablos.

Pero la pesadilla del pitcheo de los Diablos continuó en la octava entrada al incrementar su ventaja a 14-3 con anotaciones de Leo Germán y Ever Gómez, aunque en la última parada de los Diablos en la caja de bateo impulsaron una carrera para hacer un poco más decorosa su derrota por 14-4.

Jaime Garza