25 de septiembre de 2013 / 08:32 p.m.

Ya sin la carga que la Copa MX les representaba, los integrantes del Puebla de La Franja encausan todos sus esfuerzos para enfrentar su próximo cotejo dentro del Apertura 2013 en contra de los Xoloitzcuintles de Tijuana, rival con el que la escuadra Camotera está obligada a sumar los tres puntos, tal como lo sentenció el zaguero central uruguayo, Jonathan Lacerda.

"El equipo viene demostrando mejoría partido a partido, creo que ya queda poco tiempo y hay que empezar a sumar de a tres si queremos pensar en algo más que pensar nada más en el descenso, el equipo es consciente de la situación y hay que ganar en casa para sumar de a tres".

Y es que para el cuadro poblano lo hecho en casa de los Tigres fue de gran valía pese a no haber obtenido el triunfo, pues ahí quedó demostrado que el conjunto puede salir concentrado más allá de los noventa minutos, por lo que ahora se deberá apuntalar la delantera a fin de resolver todas las que se tengan.

"Hacer lo que hicimos el otro día, tratar de estar concentrados los noventa o noventa y cinco minutos, lo que dure el partido, adelante las que tengamos tratar de meterlas y atrás evitar que nos hagan goles y mantener el cero como el otro día, el equipo hizo un buen partido y hay que seguir por ese camino".

Con relación al rival en turno, Lacerda precisó que luego de observar varios duelos de los fronterizos en la presente campaña, le queda claro que son una escuadra que maneja a la perfección el concepto de asociación en el terreno de juego, de ahí que Xolos esté catalogado como un enemigo de respeto.

"Es un equipo que tiene muy buenos jugadores, que como equipo juega muy bien, tiene buenas individualidades que lo llevan al juego grupal, pero nosotros tenemos nuestras armas también para contrarrestar eso y podernos quedar con los tres puntos".

Por último, Jonathan reiteró que si bien el avance obtenido es ya notorio, deben seguir trabajando, pues es un hecho que aún no se alcanza el nivel que el técnico, Rubén Omar Romano, pretende y de ahí el reto de superar las expectativas y por ende la ilusión de luchar por algo más.

Edgar González