Francisco Zúñiga
13 de julio de 2013 / 10:39 p.m.

 

Monterrey • Este verano deben pasar por Nuevo León uno 18 mil paisanos, rumbo a sus tierra de origen, y el objetivo es que todos vayan y vuelvan sin problemas sin que los asalten o los extorsionen, para lo cual arrancó el Operativo Paisano.

Con un recorrido en la Central de Autobuses, donde repartió algunos volantes, el delegado del Instituto Nacional de Migración, Luis Gerardo Islas González, aprovechó para supervisar los módulos instalados en ese lugar.

El programa Paisano de verano arrancó el pasado 8 de julio y permanecerá hasta el 7 de septiembre.

“En realidad el operativo Paisano es permanente, pero tenemos tres periodos fuertes al año, que son en Semana Santa, en verano y en Navidad. Este de verano es el de menos intensidad”, dijo el delegado.

“A lo largo del camino, el Instituto Nacional de Migración coloca módulos de información para los paisanos que necesiten alguna orientación o asesoría.

“El programa Paisano nace para evitar que nuestros connacionales sean extorsionados o robados por la misma autoridad en su paso por nuestro país para visitar a sus familias, y se ha avanzado mucho. Este año, en Nuevo León, no tenemos ni una sola denuncia”, añadió.

Fue a principios de la década de 1980 cuando se inició este proyecto, dada la gran cantidad de robos, chantajes y extorsiones que sufrían los inmigrantes cuando volvían para ver a sus familias.

En Nuevo León, se ha intensificado la presencia de módulos donde los paisanos pueden denunciar cualquier abuso que cometan contra ellos, y al mismo tiempo, se les da la orientación que necesitan para llegar con bien a su destino, explicó el funcionario.

Mencionó que durante estos dos meses, además de los módulos, estarán repartiendo folletos en los puntos de enlace de los paisanos, como son las centrales de autobuses, a fin de que cuenten con la información necesaria.