8 de junio de 2013 / 03:53 p.m.

Monterrey• Una fuerte movilización de elementos de la Fuerza Civil se registró en la colonia Sierra Ventana, cuando dos jóvenes tenían sometido y atado a su hermano en el interior de un vehículo.

Cuando circulaban de rutina los policías escucharon los gritos de auxilio del afectado, por lo que creyeron se trataba de un caso de privación ilegal de la libertad.

Los hermanos “plagiarios” intentaron aclarar de inmediato la situación, argumentando que maniataron a su familiar debido a que estaba ebrio y agresivo.

Ante las autoridades el “afectado” dijo llamarse Emmanuel Bautista Renobato, de 35 años de edad y quien presentaba diversos golpes y escoriaciones.

Por su parte, los presuntos agresores se identificaron como Raúl y Antonio Bautista Renobato, cuyas edades no fueron precisadas.

Esta movilización tuvo lugar alrededor de las 20:00 horas del viernes en las calles 24 de Julio y Monterrey, en la referida colonia que se ubica en la zona sur de la ciudad.

De acuerdo con los informes, por ese lugar circulaban oficiales de la Fuerza Civil, quienes alcanzaron a escuchar gritos de auxilio de un hombre que provenían del interior de un automóvil.

Al acercarse se percataron de que, en un Volkswagen Sedan color gris, un joven estaba atado con una cuerda mientras dos sujetos lo golpeaban con los puños.

Debido a la inseguridad que impera en ese sector y, al suponer que se estaba cometiendo una privación de la libertad, los uniformados intervinieron de inmediato.

Sin embargo, los involucrados trataron de “suavizar” la situación argumentando que se trataba de un problema familiar.

Los hermanos acusados manifestaron que Emmanuel había estado tomando desde la tarde y, al calor de las bebidas alcohólicas, comentó a ponerse agresivo cuando le pidieron que ya detuviera la parranda.

Aseguraron que, lejos de hacer caso, Emmanuel se tornó violento y agresivo, caminando unas dos calles abajo, motivo por el cual tuvieron que someterlo, atarlo con una soga y trasladarlo hasta su casa en el automóvil.

En el lugar fueron requeridos paramédicos de la Cruz Roja, debido a que el joven presentaba varios golpes, pero no quiso que lo llevaran a un hospital.

Tampoco pidió algún castigo para sus hermanos, aunque los oficiales les dieron vista a las autoridades investigadoras para que deslinde responsabilidades.

AGUSTÍN MARTÍNEZ