30 de octubre de 2013 / 09:45 p.m.

Monterrey.- La oficial de Tránsito de Monterrey que infraccionó a una abogada y supuestamente la abofeteó por presuntamente estacionarse en lugar prohibido, fue suspendida de sus funciones al decir las autoridades que en el sitio es permitido, por lo que las investigaciones apenas comienzan.

El caso se dio a conocer la tarde-noche del martes en las calles aledañas al área de hospitales que se ubican en Félix U. Gómez y Constitución, en el centro de Monterrey.

La litigante Rebeca Melgoza Téllez, acusó a la oficial Maribel Flores Sánchez, de haberse portado prepotente y haberla cacheteado, pidiendo el apoyo de la Policía Regia y luego subieron su vehículo con todo y ella a una grúa.

El director de Ingeniería Vial de Tránsito Monterrey, Marcos García, informó que la elemento quedó suspendida.

“Se le ha hecho una suspensión cautelar hasta que se emita una resolución del caso, porque hay que aclarar que no vamos a solapar este tipo de conductas de los elementos”, expresó García.

Refirió que la situación es analizada pero por lo pronto, la infracción fue revocada y no seguirá su curso.

Mientras tanto, la abogada Melgoza Téllez, se sintió agradecida con las autoridades por todo lo que pasó.

“Estoy muy agradecida con las autoridades por lo que sucedió, quedará en mi esa situación bochornosa, de humillación por parte de la oficial, voy  poner la denuncia en Asuntos Internos y analizaré si lo hago ante el Ministerio Público por las bofetadas que recibí”, explicó la mujer.

Aseguró que ella nunca agredió a la oficial de Tránsito de Monterrey.

Sin embargo, en entrevista fuera de cámara, se pudo captar la versión de Maribel Flores Sánchez, quien en las oficinas de la corporación, portaba un collarín, mostrando además una lesión en el cuello, como si hubiese sido arañada.

“La señora (abogada) se enojó porque la infraccioné, estaba estacionada en lugar prohibido, me siguió diciéndome que para qué corría, que era una maricona, luego me agarró del cabello, me golpeó, yo no le hice nada y pueden ver que en su rostro no hay nada.

“Yo comencé a llorar de impotencia y me seguía insultando, fue cuando pedí a mis compañeros de policía que llegaran”, comentó Flores Sánchez.

Por lo pronto, la tránsito con más de dos años en la corporación, madre soltera con tres hijos pequeños que mantener, está suspendida de sus funciones hasta nuevo aviso, sino es que la despiden.

Iram Oviedo