14 de octubre de 2014 / 02:57 p.m.

Zacatecas.- La tecnología es evolución que definitivamente debemos aprovechar para garantizar una eficiente comunicación y "tenemos que aprender a movernos en ella y a deshacer sus entuertos o peligros", afirmó el investigador del lenguaje, Alejandro García.

En el siglo 20 se habla mucho de comunicación, pero también se acentúa el fenómeno de la soledad y la causa no es la tecnología, sino que el hombre no ha tomado las medidas necesarias para garantizar que se conserve el evento comunicacional, dijo.

García calificó a las innovaciones (computadora, Internet y celular) como la tercera revolución de la humanidad, por ello es necesario aprender a utilizarla en nuestro beneficio.

La primera gran revolución de la humanidad fue el paso de la oralidad a la escritura, la segunda, la invención de la imprenta, y la tercera, el Internet y la computadora, abundó.

En ese sentido, señaló que en el mundo tecnológico en el que estamos se debe primero discernir en "si la tecnología es un medio o es nuestra dueña, al estar en la computadora ocho ó 10 horas, tiempo en que dejamos de ver esta vida".

Lo mismo sucede con el celular, que ahora es la memoria de las personas al contener los números telefónicos y que al momento en que se apaga el aparato se apaga también su memoria.

Al hacer una analogía, el docente de la Unidad Académica de Letras de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) acotó la tecnología para el lenguaje sería la misma paradoja que con Frankenstein "en un sentido de ser poseído por la criatura".

Lo anterior lo tradujo de la siguiente forma: el problema es si la tecnología es una revolución o una involución. Y al final concluyó que es una revolución, cuya transformación en el pensamiento, sentido y genética de la gente no se podrá conocer hasta dentro de dos o tres generaciones.

Aunque García señaló que se debe ver el papel bondadoso de la tecnología, reconoció que sí afecta el lenguaje y sobre todo contribuye a la deformación lingüística, pero lo importante es analizar hasta qué punto se lacera el evento comunicacional.

El lenguaje siempre está en riesgo y se está modificando y aunque hay que pelear la observancia de la norma, lo primordial es garantizar el evento comunicacional para rescatar la dimensión humana.

FOTO: EspecialNOTIMEX