DANIELA MENDOZA LUNA
18 de agosto de 2013 / 01:48 p.m.

Monterrey.- • Indispensables en otros tiempos para solucionar una emergencia, solicitar auxilio o simplemente comunicarse, las cabinas telefónicas en el estado han caído en un desuso que ha provocado un decremento en su instalación de 10 por ciento a lo largo del estado de 2009 a la fecha.

Según la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), entre 2009 y 2012 han desaparecido 2 ml 877 casetas de teléfono.

En 2000 existían casi 22 mil casetas de teléfonos públicos en Nuevo León, para el 2009 la cifra alcanzó los 28 mil 250, pero en el 2012 la cifra se redujo a 25 mil 373 teléfonos públicos

Esta cifra es menor al porcentaje nacional superior al 16 por ciento, pues de 841 mil artefactos en la vía pública al 2009, al año pasado solo quedan 700 mil.

El desaire es general; la entidad federativa con más teléfonos públicos al cierre del 2012 fue el Distrito Federal con 133 mil 164 casetas, sin embargo tal infraestructura es 14.9 por ciento menor a la del 2009.

Lo mismo sucedió con el Estado de México donde se eliminaron 18 mil 666 cabinas telefónicas de 2009 al 2012, de casi 103 mil pasaron a poco más de 84 mil.

Campeche es el estado que tiene menos cabinas telefónicas, el año pasado contaba con solamente 2 mil 596, 22 por ciento menos que en el 2009.

Le sigue Baja California Sur con 3 mil 137 teléfonos públicos en 2012, mil 151 menos que en el 2009; y Tlaxcala, con 4 mil 831, 12 por ciento menos que en el 2009.

La Dirección de Información Estadística de Mercados de la Comisión Federal de Telecomunicaciones en su último corte del 3 de junio de este año señala que los nuevos permisionarios de telefonía pública invirtieron 27.4 millones de dólares durante 2012 a lo largo de país, una cifra muy menor a los 36.4 millones de dólares que desembolsaron en 2010.

En el otro extremo de los números se encuentran los ingresos, que se desplomaron 18.5 por ciento, pasando de 2 mil 305 millones de pesos en 2010 a mil 878 dos años después.

En la capital del estado durante la administración anterior 2009-2012, con Fernando Larrazábal Bretón como alcalde, y bajo el argumento de que las casetas se utilizaban para fijar anuncios, se acordó regular la instalación de las mismas.

Esta regulación pudo desmotivar la instalación de más artefactos de esta naturaleza, ya que sólo 4 empresas recibieron el permiso para utilizar las banquetas del municipio.

Se limitó la concesión de uso de suelo a las empresas BBG Comunicaciones SA de CV, Automatización de Servicios Productivos SA de CV, Comercializadora Nacional Telefónica SA de CV, Visuales y Comunicaciones SA de CV y Lógica Industrial SA de CV.

Pero esta limitante no es una reglamentación en cuanto a la ubicación de las casetas telefónicas, ni en Monterrey, ni en ningún otro municipio.

Aunque forman parte del mobiliario urbano, en ningún ayuntamiento existen parámetros para su instalación.

En una revisión de los permisos de uso de suelo entregado por estas nuevas administraciones al mes de junio de 2013, se pudo constatar que ningún ayuntamiento ha entregado permisos para la instalación de cabinas telefónicas en la vía pública.