29 de julio de 2013 / 07:00 p.m.

El procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, anunció que el grupo criminal denominado “Los Caballeros Templarios” es el responsable del homicidio del vicealmirante Carlos Miguel Salazar Ramonet, comandante de la octava Zona Naval con sede en Puerto Vallarta, Jalisco.

Informó que por estos hechos hay tres delincuentes detenidos, los cuales percibían un pago de 7 mil 500 pesos por robar, secuestrar, extorsionar y cometer otros delitos en el estado de Michoacán.

El funcionario federal detalló que el homicidio de Salazar Ramonet se registró cuando éste tomó una ruta secundaria debido a que en una de las casetas de la autopista Atlacomulco-Guadalajara había un bloqueo; junto con él viajaba su esposa, un ayudante, el chofer y un escolta.

Murillo Karam puntualizó que en la ruta secundaria el vicealmirante fue interceptado por una camioneta, cuyos tripulantes le pidieron identificarse; posteriormente llegó otra unidad, todos fuertemente armados y comenzaron a disparar.

El vicealmirante vestía de civil y cubrió a su esposa para evitar que las balas la alcanzaran; así mismo repelió la agresión, sin embargo Salazar Ramonet perdió la vida junto con uno de sus ayudantes.

Tras una alerta, las fuerzas del orden en Michoacán lograron identificar a tres individuos, mismos que tras ser capturados admitieron su participación.

El procurador dijo que los presuntos responsables forman parte de Los Caballeros Templarios y que cobraban 7 mil 500 mensuales por cometer diversos delitos.

Advirtió que a todos aquellos que atenten contra los ciudadanos o funcionarios públicos se les castigará como señala la ley.

Por su parte, el vocero del gobierno federal en materia de seguridad, Eduardo Sánchez Hernández, informó que los detenidos fueron identificados como: Timoteo Vargas Infante, José Trinidad Arroyo Regalado y Ramiro Barajas Alvarado.

A estas personas se les aseguraron cuatro armas largas y una corta, además de cargadores y cartuchos útiles y se encuentran declarando en la SEIDO.

Aseguró que las personas que acompañaban al vicealmirante y resultaron heridas reciben atención médica y están fuera de peligro.

 — RUBÉN MOSSO