7 de marzo de 2013 / 11:53 p.m.

El tenis adoptará el programa de pasaporte biológico e incrementar el número de análisis de sangre, como parte de una nueva campaña antidopaje demandada por los propios jugadores.

Con el deporte bajo presiones para hacer más contra el dopaje, la Federación Internacional de Tenis anunció el jueves que las medidas van a entrar en vigor este año en los circuitos de hombres y de mujeres, en un esfuerzo para asegurarse de que la competencia es limpia.

Roger Federer, Rafael Nadal y Andy Murray, entre otros, habían reclamado medidas más fuertes para asegurar que la imagen del deporte no sufra con un escándalo de dopaje.

El pasaporte biológico registra el perfil sanguíneo de un jugador para detectar cambios que puedan indicar dopaje. El programa es aplicado ya en atletismo y en ciclismo, y ha resultado en sanciones contra deportistas sin resultados positivos en exámenes de dopaje.

"La implementación del pasaporte biológico del atleta es un paso importante en la evolución del programa antidopaje del tenis y nos provee una gran herramienta en la lucha contra las drogas en nuestro deporte", dijo el presidente de la federación, Francesco Ricci Bitti.

La federación dijo que el proyecto significa un incremento en el número de análisis de sangre realizados cada año, además de un aumento general en controles fuera de competencia, que son considerados la forma más efectiva de descubrir a los dopados. No se ofrecieron cifras del número de análisis planeados.

El paso sigue una reunión esta semana de un grupo antidopaje formado por funcionarios de la Federación de Tenis, la ATP, la WTA y los cuatro torneos de Grand Slam. Todos los organismos expresaron "respaldo unificado" al programa, dijo la federación.

AP