12 de octubre de 2013 / 04:58 a.m.

La selección de Estados Unidos mantuvo su racha triunfal en el hexagonal final de la Concacaf para el Mundial de Brasil 2014 al vencer por 2-0 a la de Jamaica y aseguró el liderato cuando aún falta una jornada para que concluya la competición.

Los goles del partido fueron marcados en el minuto 77 por el centrocampista Grahan Zusi, del equipo local del Kansas City, que había entrado en la segunda parte, y por el delantero Jozy Altidore, a los 80, tras recibir un pase del defensa de origen mexicano Egdar Castillo, que también salió como reserva.

El partido, con Estados Unidos ya clasificado para Brasil 2014, séptimo mundial consecutivo que va a disputar, y Jamaica que albergaba una esperanza que rozaba con el milagro, no tuvo más interés que dar un buen espectáculo y asegurar el liderato del grupo.

Ambas cosas consiguió el combinado de las Barras y las Estrellas, que volvió a mostrar un gran preparación física y supo encontrar el camino del gol cuando el entrenador alemán Jurgen Klinsmann acertó en la segunda parte con los cambios de Zusi, Castillo y Sacha Kljestan.

Tras haber disputado 70 minutos de un fútbol sin ningún tipo de emoción y en plan amistoso, Estados Unidos quiso concluir la participación en su territorio con un triunfo que le permitiese establecer una nueva marca al concluir invicto el hexagonal y lo consiguió.

Zusi, apoyado siempre por los aficionados locales, recibió un buen pase dentro del área por parte del centrocampista de origen colombiano Alejandro Bedoya, y no perdonó al rematar potente y cruzado.

El gol animó el partido y a los propios jugadores estadounidenses que tres minutos después, en un balón que le ganó Castillo por la izquierda a la defensa de Jamaica, penetró en área y le dio un pase perfecto a Altidore, que sólo ante el arquero DuWayne Kerr, lo batió a placer con disparó de zurda.

Estados Unidos lograba la sexta victoria en los nueve partidos que lleva disputados, incluidas las cinco que ha conseguido en los disputados en territorio propio, que les permite establecer una nueva marca.

El equipo estadounidense ha marcado ocho goles en los cinco partidos disputados en Estados Unidos y no ha permitido que le hagan ninguno.

Además, llegó a quince triunfos en lo que va del año 2013, incluidos doce que logró de forma consecutiva, que también es un nuevo récord en la historia del equipo.

Ahora los de Klinsmann, con todo decidido, viajará hasta Panamá, donde el próximo martes se enfrentará a la selección local en el último partido del hexagonal.

Un partido, que dependiendo de lo que esta noche suceda en el Estadio Azteca entre México y Panamá, podrá ser decisivo para que una de estas dos selecciones consiga clasificar en cuarto lugar y puedan disputar la repesca contra Nueva Zelanda.

EFE