29 de agosto de 2013 / 01:56 a.m.

La racha de triunfos desde su debut en la UFC para Érik Pérez terminó esta noche por decisión dividida ante el japonés Takeya Mizugaki. Dos de los jueces vieron ganar al nipón 29-28, mientras que 'Goyito' sólo apareció favorecido en una de las tarjetas.

El mexicano optó por el intercambio de golpes con Mizugaki, quien nunca ha ganado por la vía de la sumisión, pero tiene gran experiencia combatiendo de pie. Los intentos de Pérez rindieron frutos ante el público del Bankers Life Fieldhouse de Indianápolis, quien respondió cada vez que atacó con la rodilla buscando la cara de su rival; sin embargo, fue conectado rápidamente en la cara y en el primer episodio ya sangraba de la nariz.

Acompañado de su entrenador Greg Jackson, el tamaulipeco Mike Valle y su nuevo entrenador de lucha Ricky Lundell, el regiomontano trató de llevar al suelo a su primer oponente dentro de una cartelera estelar de UFC, pero Mizugaki, de 31 años, mostró la experiencia y no permitió acercamiento a la sumisión.

Pérez dejó claro que el corazón de los peleadores mexicanos no es sólo un mito cuando, a pesar de recibir más golpes considerables que su oponente, se libró de un nocaut tras ir a la lona, y en el tercero se libró de forma milagrosa de una sumisión por estrangulamiento en la espalda o mataleón.

A pesar de la buena defensa, la pelea parecía decidida a favor del veterano japonés, pero 'Goyito' fue quien realizó los últimos intentos por tratar de llevársela. El último minuto y medio no le bastó para hacer rendir la buena preparación que tuvo, y ahora tendrá que esperar a su siguiente pelea para ganarse un lugar en el 'Top 10' de la división gallo de la promotora.

Cortesía La Afición | Carlos Contreras Legaspi