19 de octubre de 2013 / 01:56 p.m.

Roddy White no se ha escondido. El receptor abierto de los Atlanta Falcons se ha hecho presente todos los días de esta semana al pasearse por el vestidor sin playera, portando una expresión estoica en el rostro.

White es el 2° WR activo con más inicios al hilo Su dolor es visible, producto de una lesión del tendón de la corva sufrida en el último partido, aunada a una torcedura de tobillo alto que toleró en la pretemporada.

Pero White no pudo comentar sobre su condición, debido a que los jugadores marginados durante la práctica no están disponibles para los medios.

Uno no puede evitar pensar en la racha de acero de White de 133 juegos consecutivos, la cual está a punto de llegar a su fin el domingo, cuando los Falcons de 1-4 enfrenten a unos Tampa Bay Buccaneers que no han ganado (0-5).

La práctica del viernes reveló con exactitud dónde se encuentra físicamente, y los Falcons lo descartaron.

El asistente de entrenador en jefe, Terry Robiskie, quien trabaja con White y los receptores abiertos, fue cuestionado sobre el fin de la racha. "Es una racha increíble", expresó Robiskie.

"Sé que Roddy es el tipo más rudo que he entrenado. Y lo que diré sobre el Roddy White que conozco es que todas las mañanas que se levanta está preparándose para jugar el domingo. Conozco a Roddy. Pienso que seguirá hacia el frente y hará lo necesario para mejorar".

Desde que se unió a los Falcons como selección de primera ronda en el 2005, White ha iniciado 112 de los 133 partidos que ha jugado (sin contar postemporada).

De hecho, el cuatro veces jugador de Pro Bowl no se ha perdido un solo juego desde su verdadero año freshman en Alabama-Birmingham (2001), cuando jugó nueve de 11 encuentros con los Blazers.

La racha de 133 partidos al hilo es la segunda más larga entre los receptores activos, detrás de Reggie Wayne de Indianapolis (188).

Redacción