Notimex
30 de noviembre de 2013 / 12:03 a.m.

Miami .-  La temporada de huracanes del Atlántico que termina mañana sábado concluye como una de las más tranquilas de los últimos años, aunque México fue uno de los países más afectados, señalaron hoy expertos.

La temporada tuvo el menor número de huracanes desde 1982, gracias en parte a las condiciones atmosféricas desfavorables persistentes sobre el Golfo de México, el mar Caribe y el océano Atlántico, indicaron los científicos.

Este año pasará a la historia como el sexto menos activo desde 1950 en términos de la potencia en conjunto de las tormentas, de los huracanes y de su duración.

"Una combinación de condiciones actuó para compensar varios patrones climáticos que históricamente han producido temporadas de huracanes muy activas", dijo Gerry Bell, del Centro de Predicción Climática de la Administración Nacional Atmosférica y de Oceanografía (NOAA).

"Como resultado, no hemos visto el gran número de huracanes que normalmente acompañan a estos patrones climáticos", agregó el experto en un informe sobre la temporada 2013.

Un total de 13 tormentas se formaron en la cuenca atlántica este año. Dos de ellas, Ingrid y Humberto, se convirtieron en huracanes, pero fueron menores a categoría tres, debido a que no tuvieron gran potencia.

Aunque el número de tormentas estuvo por encima de la media de 12, el de huracanes y huracanes mayores estuvieron muy por debajo de sus promedios de seis y tres, respectivamente.

La tormenta tropical Andrea, la primera de la temporada, fue la única tormenta con nombre que tocó tierra en Estados Unidos.

Andrea dejó tornados, lluvias torrenciales e inundaciones menores en algunas partes de Florida, el este de Georgia y el este de Carolina del Sur, causando un muerto y daños por 25 millones de dólares.

La tormenta tropical Chantal hizo daños menores en Dominica y Martinica, en las Antillas Menores, mientras que la tormenta tropical Gabrielle provocó también afectaciones menores en las Bermudas.

A diferencia de Estados Unidos, su vecino del sur: México, fue uno de los países más afectados en la temporada de huracanes 2013.

México fue azotado por ocho tormentas, incluidas tres de la cuenca atlántica (Ingrid como huracán y dos tormentas: Barry y Fernand) y cinco por la costa este del Pacífico norte, entre ellos los huracanes Manuel y Bárbara, además de tres tormentas.

La tormenta más mortífera y costosa fue el huracán Ingrid, que se debilitó a una tormenta tropical con vientos de 104 kilómetros por hora antes de llegar a México, a unos 200 kilómetros al sur de la frontera de Texas, el 16 de septiembre pasado.

Ingrid dejó al menos 23 muertos y provocó daños millonarios.

Las tormentas Barry y Fernand, que golpearon la costa del Golfo de México, entre Tampico y Veracruz, provocaron lluvias torrenciales e inundaciones, así como la muerte de cinco y 14 personas, respectivamente.

Por el lado del Pacífico, la tormenta tropical Manuel causó en México 169 muertos y daños millonarios.

La temporada fue sólo la tercera por debajo de lo normal en los últimos 19 años, desde que en 1995 comenzó la actual era de alta actividad de huracanes en el Atlántico.