19 de diciembre de 2013 / 04:41 p.m.

El cinturón de seguridad salvó la vida de un conductor que perdió el control de su vehículo mientras circulaba sobre la carretera Libre Saltillo- Monterrey y se volcó, quedando en la franja divisoria de ambos carriles de circulación.

Cuando todo hacía presagiar una tragedia, dado lo aparatoso del accidente, el único participante salió por su propio pie del coche, totalmente ileso, e incluso él mismo llamó a las autoridades por su teléfono celular.

Roberto Alvarado Esquivel, de 34 años de edad, es el conductor accidentado, que pudo vivir para contar la historia y, de hecho, la narró a los elementos de la Policía Federal Preventiva que acudieron a levantar el parte informativo del hecho.

Él viajaba con destino a Monterrey, procedente de Saltillo, en un automóvil Corolla, color Blanco, y con placas de circulación SLR-7693, el cual quedó golpeado por todos lados y, por tanto, fue considerado desde ahora como pérdida total.

Alvarado Esquivel explicó que se dirigía rumbo a la capital nuevoleonesa, cuando perdió el control de su coche y este se salió de los carriles de circulación, hacia la franja central divisoria.

Lo irregular del terreno provocó que se volcara y diera por lo menos una voltereta hasta quedar con las llantas hacia arriba. La ventaja es que la maleza del lugar ayudó a aminorar la velocidad y el impacto fue menor.

Finalmente, detuvo su marcha en un señalamiento que irónicamente marcaba la cercanía de la rampa de seguridad para aquellos tráileres que pierden los frenos.

Tras la volcadura, Alvarado Esquivel salió por su propio pie del vehículo, totalmente ileso. "Traía su cinturón de seguridad, eso lo salvo", dijo el oficial de la Policía Federal.

Francisco Zúñiga