31 de julio de 2013 / 11:54 a.m.

Monterrey • A raíz del fatal accidente de la planta acerera de Ternium es posible que se convierta en una de las empresas en la entidad que pagan la más alta cuota de prima en el seguro de riesgos de trabajo al IMSS y tardará unos cinco años aproximadamente en que se revierta.

El incremento en esta cuota también será para las compañías subcontratadoras que emplea a la mayoría de los trabajadores afectados en la explosión, una de ellas es Aramark.

Pedro Quintanilla Islas, abogado laborista con más de 30 años de experiencia, explicó que de por sí el sector siderúrgico paga de las más altas tasas en la prima de riesgo y esto representa una carga administrativa alta, pero con el lamentable hecho, a partir de principios del próximo año se elevará el costo.

"El costo para las empresas es muy elevado, porque eso les afecta en el Índice de frecuencia de accidentes y como consecuencia si hay un incremento para el año siguiente el IMSS les aumenta la prima de pago en el ramo de riesgo de todos sus trabajadores", comentó.

El abogado laborista explicó las circunstancias que tienen que pasar para que la empresa pudiera volver a sus anteriores niveles en cuanto al pago de primas por conceto de seguro de riesgos.

"Para que después la empresa pueda bajar ese incremento necesita tener casi cinco o seis años sin un solo accidente, para las empresas es muy costoso y para el Estado también es muy costoso porque la mayoría de los trabajadores están registrados en el régimen obligatorio del Seguro Social, y ahí le cuesta al Estado, vía IMSS, por lo que subsidia para el pago de pensiones de viudez y orfandad", recalcó.

Quintanilla Islas indicó que las empresas de fundición al tener altos costos en la Prima de Riesgos contratan a empresas de outsourcing porque con esto consiguen pagar menos.

"A las outsourcing las registran como prestadoras de servicios y les registran una prima más baja en el ramo de riesgos".

El experto no detalló el monto que se elevará el pago de la prima de riesgo, ya que es con base en cálculos de cada empresa, sin embargo proyectó que será muy alto.

De acuerdo con información estadística del IMSS, Nuevo León registra a este mes a mil 364 personas como pensionados por riesgo de trabajo y enfermedad general.

El patrón debe de cubrir una cuota que cubra los riesgos a los que se enfrentan en el centro de trabajo al IMSS, para esto se desarrolla un índice de siniestralidad que se realiza dependiendo del giro de la empresa.

Pedro Quintanilla Islas también explicó que, al estar subcontratada, la mayoría de los trabajadores afectados en la explosión de Ternium tendrá que afrontar las responsabilidades, pero cuando ésta no asuma la responsabilidad, la ley señala que en este caso Ternium asumirá una responsabilidad solidaria.

"Existe una responsabilidad solidaria, en caso de que el outsourcing no responda, entonces tendrá que responder Ternium", manifestó Quintanilla Islas.

El experto en temas laborales explicó que en caso de la que la compañía externa no los tuviera registrados ante el IMSS, entonces la acerera tendrá que pagar una indemnización como le establece la Ley Federal de Trabajo, y asciende a cinco mil salarios mínimos, pero si los tenían registrados en el Seguro Social, entonces se sustituye la indemnización por una pensión vitalicia por viudez y orfandad (pagada por el Instituto Mexicano del Seguro Social).

De alto riesgo

Pedro Quintanilla Islas, abogado laborista con más de 30 años de experiencia, puntualizó que a raíz del accidente, a partir del próximo año se elevará el costo en las tasas en la prima de riesgos.

Comentó que para que después la empresa pueda bajar ese incremento necesita tener casi cinco o seis años sin un solo accidente.

El abogado indicó que las empresas de fundición, al tener altos costos en la prima de riesgos, contratan a empresas de outsourcing porque con esto consiguen pagar menos.

ALEJANDRA MENDOZA