24 de mayo de 2013 / 12:49 p.m.

Monterrey.-  • La Tesorería del estado analiza si abandonar el esquema Cupón Cero es lo mejor en términos financieros, ya que implicará un costo para la administración.

Tras darse a conocer que Nuevo León pagará mil 644 millones de pesos adicionales en intereses por este concepto, el secretario de Finanzas, Rodolfo Gómez Acosta sostuvo que la decisión se tomará a finales del mes de junio, cuando concluya la reestructuración de la deuda estatal.

“En el análisis que ahorita estamos haciendo, la manera en la que estamos calibrando la dimensión de la reestructura de pasivos, estamos ponderando, porque también depende un poco de cómo se comporta el mercado y de cuál y cómo nos podrían activar en contra el costo de rompimiento de los cupones.

“Es una decisión que no hemos tomado ahorita, se está evaluando por parte de las instituciones acreedoras, están puestos sobre la mesa en el tema del refinanciamiento”, precisó el funcionario estatal.

Si bien el interés del Gobierno del Estado es dejar atrás este programa de pagos, Gómez Acosta también destacó que en breve concluirá la parte más pesada, y en los siguientes meses la entidad gozará de los beneficios de aportar únicamente a los intereses sin el pago a capital.

“Hay que también tomar en cuenta, el bono Cupón Cero tiene una curva, ahorita estamos digamos en la cresta de esa curva, una de las consideraciones que se han hecho en el análisis es que a lo mejor en un lapso no muy largo esa curva pudiera empezar a descender y pudiéramos empezar a recoger beneficios de lo del cupón; sin embargo siguen siendo carga para Nuevo León”, mencionó.

Actualmente, los llamados cupones ceros representan un 25 por ciento del servicio de la deuda que Nuevo León paga, y que obedecen a los intereses relacionados con el Fondo Nacional de Reconstrucción y el Fonadin.

Por su parte, el gobernador Rodrigo Medina defendió el esquema adoptado desde el 2010 y aseguró que la erogación actual del estado es menor que si se hubiera solicitado un crédito directo.

“Sí nos cuesta, nos cuesta los intereses, acuérdense que cuando eso surge y es aprobado por la Cámara de Diputados, lo que se aprueba es que no le cueste el gobierno el capital, le cuesta únicamente los intereses, pero nos cuesta, por supuesto que nos cuesta, nos cuesta menos de lo que hubiera sido solicitar un crédito directo, pero evidentemente es una carga para el estado”, detalló.

Aunque hizo votos porque el estado pueda zafarse de este compromiso, Medina señaló que el gobierno seguirá cumpliendo con sus compromisos de pago.

Luis García