10 de septiembre de 2013 / 02:14 a.m.

Prueba de fuego para un equipo de Chargers renovado desde el staff de entrenadores hasta ciertos jugadores, así pues se espera un gran juego esta noche en el Qualcomm Stadium.

"Vas a ser una gran prueba para nuestra organización para saber en dónde estamos en este momento," dijo el nuevo Head Coach de San Diego, Mike McCoy. "Gary Kubiak ha hecho un gran trabajo de crear ese roster desde hace un par de años y nos jugamos mucho, es uno de dieciséis juegos, el primero, es en Lunes Por La Noche, habrá mucha gente y estamos ansiosos de que inicie."

El equipo del rayo va a estrenar Entrenador en Jefe, Coordinador Ofensivo, Coach de Quarterbacks y una infinidad de asistentes, incluyendo a jugadores en la secundaria y en la línea ofensiva que si bien, pueden resultar una incógnita como el caso de King Dunlap en el lado izquierdo de la línea, pueden crear espacios para Ryan Matthews, que se vio bien en pretemporada.

Servirá también para ver a Philip Rivers en acción ante una buena defensa y así evaluarlo y conocer qué tanto tiempo tendrá en la bolsa de protección. La lesión de Danario Alexander obviamente le dará una opción menos al egresado de North Carolina State, pero Vincent Brown está recuperado y Malcom Floyd no deja de ser una amenaza.

Hay que decir que Matt Schaub, Arian Foster y Andre Johnson son un peligro para la defensa de San Diego que, resultó buena el año anterior pero, este equipo quiere dar el salto para buscar un lugar en el juego de Campeonato de la Conferencia Americana, tras haber ganado la División Sur y quieren demostrarlo.

Los Chargers nunca han perdido ante los Texans, tienen cuatro victorias sin derrotas en todos sus enfrentamientos. Además en la Semana 1, el equipo del rayo tiene una marca positiva de 31 ganados y 22 perdidos en su historia; en Monday Night Football tienen marca de .500 con 18 triunfos y el mismo número de descalabros.

Para terminar la primera jornada de actividades de la NFL y para iniciar con el pie derecho la temporada, Chargers y Texans se enfrentan en el Qualcomm Stadium, queriendo probar al resto de la liga que son equipos de cuidado.

Tony Álvarez