18 de mayo de 2013 / 08:55 p.m.

Ámsterdam • Desde el exterior parece una iglesia neogótica como otra cualquiera del casco antiguo de Amsterdam, pero de puertas adentro oculta el Trono de Hierro, codiciado por cinco reyes y símbolo de una serie que engancha a millones de telespectadores de todo el mundo.

La capital holandesa es la primera parada en Europa de la exposición sobre "Juego de Tronos", que desde hoy y hasta el día 27 ofrece una inmersión en la tierra imaginaria de Westeros, donde cohabitan reyes y súbditos, caballeros y guerreras, eruditos y salvajes e incluso dragones y muertos vivientes.

Dos personajes femeninos con protagonismo creciente en la serie, la joven Arya Stark, -intrépida descendiente del noble Eddard Stark- y la turbadora Melissandre de Ashai, también conocida como "la Hechicera Roja", aparcaron por un día sus diferencias para asistir a la inauguración.

Ambas son buen ejemplo de la evolución de los personajes en el complejo universo creado por el escritor estadounidense George R.R. Martin, en el que se difuminan las fronteras entre el bien y el mal y donde nada es lo que parece.

"Creo que Arya está cambiando verdaderamente este año. Veremos un lado suyo un poco más oscuro de lo que habíamos visto hasta ahora", dijo a Efe la risueña actriz británica Maisie Williams, al ser preguntada sobre su personaje, separado de su familia en plena adolescencia y en medio de un conflicto entre reinos.

La intérprete holandesa Carice van Houten se presentó casi irreconocible para el espectador habituado a verla en la pequeña pantalla, sin el tinte rojo de pelo ni el vestido del mismo color que la caracterizan como Melissandre, tan temida como deseada por quienes se cruzan en su camino.

Van Houten, en declaraciones a Efe, se mostró "orgullosa" de ser la única representante holandesa en el reparto y de "dar una impresión diferente" en persona a la que proyecta su "intenso" personaje en la serie.

"Obviamente no es el tipo de persona al que invitarías a tu fiesta de cumpleaños. Por ahora nunca le hemos visto soltar una broma...", comentó Van Houten, quien admitió que Melissandre "tiene bastantes partes" de su personalidad, y viceversa.

Decenas de "fans" y curiosos, algunos disfrazados como sus ídolos, se agolpaban a la entrada de la iglesia Posthoornkerk para conseguir fotos y autógrafos de Williams, Van Houtem y Liam Cunnigham, el actor irlandés que encarna a Davos Seaworth, hombre de confianza del Rey Stannis Baratheon y también presente en la inauguración.

La exposición se centra en personajes de cinco de las casas nobiliarias que aparecen en la saga -Stark, Lannister, Targaryen, Baratheon y Greyjoy- e incluye más de 70 piezas originales empleadas en la primera y segunda temporada la serie, así como de la tercera, que comenzó a emitirse este año.

Entre estas piezas sobresale una réplica exacta del Trono de Hierro usado en el rodaje, además de coronas, joyería, trajes y vestidos, armaduras, escudos, espadas, arcos, cascos, códices y otros manuscritos, y hasta modelos de dragones y de sus huevos.

En su organización han colaborado, Artisans, compañía responsable del "atrezzo" y escenografía de la serie, además de la diseñadora de vestuario Michele Clapton.

La muestra permite al público conocer detalles de la producción e incluso algunos secretos del rodaje, como los "storyboards" de escenas de acción o el truco empleado para simular la nieve en las vestimentas de John Snow, hijo bastardo de Eddard Stark, y de los "pueblos libres" que habitan al norte del Muro.

Los visitantes también podrán intervenir en una decisiva batalla naval que tiene lugar en la serie, disparando con un arco virtual flechas incendiarias a una flota.

"Juego de Tronos" está basada en la serie de novelas fantásticas "Canción de Hielo y Fuego" de Martin, y ha sido adaptada a la pequeña pantalla por David Benioff y D.B. Weiss.

La serie se sitúa en los continentes ficticios de Westeros y Essos, y entrelaza varias líneas argumentales que tratan temas como el poder, la jerarquía, la familia, el honor, la guerra o la religión, todo ello salpimentado con escenas que no escatiman en sexo y violencia.

La exposición está organizada por la cadena de televisión productora de la serie, la estadounidense HBO, y llega a Amsterdam tras su paso por Toronto, Nueva York y Sao Paulo.

En el mes de junio se trasladará a Belfast, donde se ubican los estudios principales de "Juego de Tronos".

EFE