12 de junio de 2013 / 12:19 p.m.

Monterrey • El alcalde de Guadalupe, César Garza, aceptó haber entregado las llaves de su municipio a Jesucristo, pero dijo que lo hizo en un acto privado y a título personal, por lo que negó haber incurrido en alguna violación a la Constitución. Sin embargo una fotografía de la placa que entregó y que circula en la red lo contradice.

Este lunes, tras entregar las llaves de la ciudad, la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, señaló que también los municipios de Juárez y Guadalupe habían hecho lo propio, lo cual fue aceptado por Garza Villareal en entrevista para MILENIO Monterrey.

El alcalde guadalupense dijo que el evento se llevó a cabo un fin de semana del pasado mes de diciembre, en el cual acudió con su familia y lo hizo a título personal.

“"Fue un acto privado, y en ese sentido no se ejerció en este acto ningún acto de dominio o de administración, por lo que no se realizó acto jurídico alguno, mi presencia fue simbólica, fue un acto libre de mi voluntad y convicción. No tuvimos ningún afán proselitista, ni en el ámbito espiritual, ni en ámbito político"”.

Sin embargo una fotografía que circula en redes sociales muestra el contenido del discurso pronunciado por César Garza, plasmado en una placa con fecha del 8 de diciembre del año pasado en el que además aparece su rúbrica y lo hace como alcalde del municipio de Guadalupe y no como ciudadano.

“2Es por eso que hoy determino entregar a la ciudad de Guadalupe a nuestro Señor Jesucristo para que su Reino de Paz y Bendición sea establecido, abro las puertas de este municipio a Dios como la máxima autoridad para que se haga de esta ciudad su habitación"”, se lee textual en la placa.

REYNALDO OCHOA