1 de diciembre de 2013 / 10:08 p.m.

El mariscal de campo estelar Tom Brady llegó al Reliant Stadium, de Houston, para reivindicar su condición de estrella y dirigió el ataque ganador de los Patriots de Nueva Inglaterra que se impusieron hoy a domicilio 31-34 al equipo local de los Texans.

La derrota de los Texans fue la décima consecutiva y se convirtió en la peor racha perdedora en la historia del equipo, lo que significa que su entrenador en jefe, Gary Kubiak, tiene ya los días contados.

Brady lanzó para 371 yardas y dos 'touchdowns', mientras que el pateador Stephen Gostkowski anotó dos goles de campo en el último cuarto que también ayudaron al triunfo de Nueva Inglaterra.

Los Patriots tuvieron que remontar diez puntos a la mitad del partido, y hubo cinco cambios de liderazgo en la segunda parte del partido.

Pero los Patriots empataron con gol de campo de Gostkowski, de 53 yardas, y tomaron la ventaja de 34-31 con otro gol desde la misma distancia cuando restaban tres minutos para el final.

Con su segundo triunfo en línea, los Patriots se afianzan líderes en la División Este de la Conferencia Americana (AFC) y tienen prácticamente asegurado el pase a la fase final de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

Brady completó 29 de 41 pases, con dos envíos de anotación y una interceptación, y dejó en 104,8 su índice pasador, comparado al de 67,6 que logró el mariscal de campo de los Texans, Case Keenum.

El ofensivo Rob Gronkowski volvió a ser el mejor objetivo que Brady tuvo en el ataque de los Patriots al capturar seis pases y avanzar 127 yardas, además de conseguir un 'touchdown'.

Los Texans, últimos en la División Sur de la AFC, fueron guiados por Keenum, que completó 15 de 30 envíos para 272 yardas, ningún envío de anotación y le hicieron una interceptación.

EFE