26 de junio de 2013 / 02:14 a.m.

Guerrero  • Maestros aglutinados en la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero tomaron las instalaciones de la Delegación Regional de Servicios Educativos de Chilapa, como medida presión para exigir a la Secretaría de Educación del estado la entrega de 350 nombramientos a maestros jubilados y propuestos.

Los profesores disidentes llegaron alrededor de las 8:00 horas a las oficinas de referencia. Eran aproximadamente 35 y pertenecen al sistema bilingüe y foráneo, y laboran en los niveles preescolar, primaria y secundaria de distintas zonas escolares de la Montaña baja.

Carlos Palma Contreras, secretario de Gestión Laboral de la CETEG en la región, informó que la toma de la oficina se debe a que la SEG no ha cumplido con la entrega de nombramientos de maestros jubilados y propuestos, cuyo trámite fue un acuerdo asentado en una minuta que se firmó en la Ciudad de México a principios de mayo pasado.

Aseguró que la liberación de nombramientos fue un acuerdo pactado entre la titular de la SEG, Silvia Romero Suárez, y la comisión negociadora del Movimiento Popular Guerrerense, con la anuencia del subsecretario de Gobernación Luis Enrique Miranda Nava.

El maestro disidente aseguró que el acuerdo firmado ordenaba que entre la segunda y tercera semana del mes de mayo serían liberados los 350 nombramientos de los maestros que solicitaron las designaciones desde hace más de un año, pero eso no ocurrió.

Por su parte, el secretario de Organización en la delegación ocho, Gaudencio Morales Modesto, informó que hasta el momento la SEG no ha dado cumplimiento a dicho acuerdo, y dijo que la dependencia estatal ha querido entregar solo 20 de los 350 nombramientos que solicitaron los profesores.

Morales Modesto señaló que la toma de la Delegación Regional de Servicios Educativos fue una acción conjunta con las demás delegaciones de la CETEG, la que demuestra que el movimiento magisterial sigue vigente y tiene un peso específico en la entidad.

 — ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN