29 de mayo de 2013 / 03:07 a.m.

Oaxaca • Profesores de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación realizaron la toma del principal complejo administrativo del gobierno del estado, para exigir la liberación de sus compañeros detenidos por el plagio de los sobrinos del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani, ocurrido el pasado 14 de enero.

Los docentes también realizaron una marcha que partió de la periferia y arribo al zócalo de la capital, donde encabezaron un mitin frente a la sede del Palacio de Gobierno.

Los maestros disidentes prevén para este miércoles estallar un paro de labores de 24 horas, que afectaría a más de un millón de escolares que asisten a más de 13 mil 500 escuelas.

Los inconformes se proponen la toma de dependencias públicas estatales, además de un bloqueo simbólico de la sede de la delegación estatal de la Procuraduría General de la República y llevar a cabo la toma de negocios y plazas comerciales.

Planean, simultáneamente, que otro grupo se manifieste en la Ciudad de México, donde se plantarán frente al Caballito, mientras acuden a una mesa de negociación con representantes de la Secretaría de Gobernación.

Toma de Ciudad Administrativa

En el cierre de la Ciudad Administrativa del gobierno de Oaxaca, participaron un total de 250 profesores homologados que iniciaron su manifestación poco después de las 8 de la mañana. La movilización concluyó después de las 15 horas, lo que generó la paralización de las actividades pública en la entidad.

Posteriormente, los educadores se sumaron a una marcha que se inició en la llamada sede de las ocho regiones, fuera de turno, para no afectar las actividades laborales.

El secretario de Organización del gremio, Francisco Villalobos Ricardez, adelantó que la toma de comercios y el paro de labores de este miércoles podría prolongarse, de no lograrse con el gobierno federal la libertad de sus compañeros, presos en los penales de Puente Grande, Jalisco, y el Rincón, Nayarit.

El dirigente confió en la inocencia de los profesores Mario Olivera y Lauro Grigalva, además de Sara Ramos, Damian Gallardo y Leonel Manzano, también integrantes del Frente Amplio de Comunidades Marginadas del Estado de Oaxaca y los definió como los primeros presos políticos del gobierno de Enrique Peña Nieto.

ÓSCAR RODRÍGUEZ