15 de febrero de 2013 / 07:01 p.m.

Profesores e indígenas triquis mantienen tomado el Zócalo de Oaxaca, mientras un millón y medio de alumnos que acuden a 13 mil escuelas quedaron este viernes sin clases.

Los docentes, integrantes de la sección 22 y adheridos a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), desde hace dos semanas mantienen un plantón indefinido frente a la sede del Palacio de Gobierno, para exigir a los diputados locales rechacen la reforma educativa y la suplan por su plan alterno educativo, que buscan se eleve a rango de ley estatal.

Hoy para radicalizar sus medidas de presión, optaron por estallar un paro general de 24 horas, para realizar con ex consejeros de la desaparecida Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), el bloqueo de las principales plazas comerciales.

En las manifestaciones han colocado mantas y cordones para impedir a las personas el paso a los establecimientos comerciales y cajeros bancarios.

En otro sitio del Zócalo de la ciudad, se mantiene el plantón de indígenas triquis que exige desde hace dos años a las autoridades estatales se les garantice su seguro regreso a su comunidad de origen San Juan Copala, donde advierten fueron desplazados por un grupo de paramilitares.

A las protestas se han sumado un grupo de ambulantes ligados con las organizaciones sociales que respaldan al movimiento magisterial que acapararon los corredores y pasos peatonales para instalar puestos de vendimia.

El sector empresarial protestó por las manifestaciones y bloqueo realizados que refieren impacta con la economía local.

Los integrantes de la iniciativa privada aceptan que las protestas sociales, principalmente la toma de comercios, perjudican más que un embate del crimen organizado.

El ingreso de los maestros y sus grupos aliados causó que la organización Antorcha Campesina que mantenía un campamento en la zona de restaurante se replegara de la zona para evitar confrontaciones.

— OSCAR RODRÍGUEZ