23 de junio de 2013 / 11:42 p.m.

Guerrero • La Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) tomó la protesta de rigor a 50 nuevos policías ciudadanos que van a operar en Tlatlauquitepec, población del municipio de Atlixtac en la que se denuncia la operación de varias bandas de secuestradores.

Gonzalo Molina González, promotor de la Casa de Justicia de El Paraíso, ubicada en el municipio de Ayutla de los Libres, sostiene que la incorporación de Tlatlauquitepec resulta estratégica para bajar la incidencia delictiva en la región Montaña.

La comunidad está habitada principalmente por indígenas nahuatls y es un paso obligado para quienes pretenden llegar de Tlapa, Olinalá, Huamuxtitlán, Alpoyeca o Chilapa de Álvarez hacia municipios como Zapotitlán Tablas, Copanatoyac, Malinaltepec o Iliatenco.

Muchos comerciantes de los municipios en mención han denunciado ser víctimas de robo a mano armada y secuestros, por eso acudieron a respaldar la conformación de la Policía Comunitaria en dicho lugar.

Indicaron que en este punto ubicado sobre la carretera federal Chilpancingo-Tlapa, desde hace varios meses se recrudeció el delito de secuestro.

Como ejemplo recordaron que en noviembre de 2012 más de 300 habitantes de la comunidad se armaron para organizar la búsqueda de un hijo del ex alcalde Juan Pérez Romero, luego de que este fuera plagiado por cuatro hombres armados cuando salía de su escuela.

La movilización armada de los lugareños logró su cometido y al menor se le encontró sano y salvo, pero a partir de esa fecha se comenzó a gestar un movimiento de autodefensa y posteriormente los participantes decidieron convertirse en policías comunitarios, abrazando el reglamento de la CRAC.

La mañana del domingo 23 de junio, el comisario Clemente Ricardo Nava se puso el uniforme de la CRAC-PC y dio la bienvenida a sus representantes, entre ellos Gonzalo Molina y el coordinador de la casa de Justicia de El Paraíso Carlos Morales Chávez.

Antes hubo una marcha que recorrió la localidad para presentar a los habitantes al nuevo cuerpo de seguridad que no pertenece a las fuerzas policiacas reconocidas por los tres niveles de gobierno, aunque aseguran, tienen fundamentada su existencia en la Ley 701 de Seguridad Pública estatal, así como en el articulo 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los acompañaron Nestora Salgado, coordinadora de la Policía Ciudadana de Olinalá, Miguel Vitrago Reyes y Cristóbal Escamilla Rendón, representantes del Frente Ciudadano por la Seguridad de Huamuxtitlán.

La integración de los 50 nuevos policías comunitarios se realizó con el aval de los principales de Tlatlauquitepec, que es un órgano colectivo integrado por los ancianos de la localidad, respetados por la experiencia de vida que los acompaña.

Los contingentes que marcharon se concentraron en la cancha de usos múltiples del pueblo, a pocos metros de la comisaría y la iglesia, entre los aplausos de los habitantes y la ausencia de las autoridades de Atlixtac.

"Hoy le decimos al gobierno que tiene que respetarnos como institución y no solo como una organización; tenemos sustento legal y no debemos ser objeto de ningún tipo de agresión por parte de la Marina Armada ni del Ejército", indicó Cristóbal Escamilla, promotor en Huamuxtitlán y víctima de secuestro en noviembre de junio de 2012.

"Ya basta de que nos sigan extorsionando, secuestrando y matando a la gente; actualmente los pueblos debemos organizarnos para luchar contra una delincuencia común, una organizada y otra institucional, porque a ese punto ha llegado la descomposición social actual", indicó.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN