17 de julio de 2013 / 08:56 p.m.

Acapulco • Líderes de colonias de la zona suburbana tomaron las instalaciones de la subestación de Capama en la delegación Emiliano Zapata para exigir la entrega del agua potable.

Aproximadamente a las 10:00 horas este miércoles, un grupo de representantes de colonias y habitantes inconformes acusaron que desde hace más de 30 días, el alcalde porteño, Luis Walton Aburto, suspendió el reparto de agua potable a través de las pipas.

Debido a ello habitantes de más de 90 colonias populares de la zona conurbada del municipio se quedaron sin el servicio supuestamente porque el ayuntamiento porteño tiene un adeudo millonario con los dueños de las pipas que transportan el agua.

Por la falta de agua en pipas, noventa colonias de Acapulco que no tienen red de agua potable y como es sabido, Capama tenía este programa de reparto, el cual llegaba a las casas de todas las familias que no tienen red al servicio.

"No creo que (el gobierno) no pueda destinar 12 millones de pesos, 10 millones al año, para que se siga este programa de pipas, a él (Luis Walton) le vale porque es su estilo", sostuvo el líder de los colonos, Abraham Bustos.

Advirtieron que de no solucionarse este problema, tomaran las instalaciones del propio ayuntamiento.

Algunos de los manifestantes informaron que debido a la falta de reparto del líquido han tenido que recurrir a la captación de agua de lluvia, así como también a la extracción del vital líquido en pozos.

"Pues la tenemos que traer de los pozos y andamos todos con granos porque el agua está contaminada y no nos mandan el servicio de ésta y es lo queremos cumpla el alcalde", dijo Aldegunda Reyes Gómez, representante de los colonos de Plan de Ayutla.

"Que el alcalde (Luis Walton) le mida el agua a los camotes porque se puede generar un problema de salud pública y entonces si vamos a pedir un juicio político para el señor, y entonces cuidado, cuidado porque se va, se va el señor", advirtió Abraham Bustos Mendoza, líder de las colonias de Vacacional, Libertadores y La postal, entre otras.

Los quejosos pidieron la intervención del gobierno del estado, porque aseguraron que ya no soportan más tiempo sin que reciban el suministro de agua potable con pipas.

JAVIER TRUJILLO/CORRESPONSAL