9 de octubre de 2013 / 12:07 a.m.

Con apenas 16 años de edad, la clavadista Carolina Mendoza pasó de ser una historia peculiar con un futuro brillante a estar opacada por la sombra de la derrota. Calificó a los Juegos Olímpicos del año pasado con 15 años, aunque ahí no logró rebasar la zona de preliminares en la plataforma de 10 metros, siguiéndole un año de un tropiezos deportivos donde no estuvo cerca del nivel competitivo que la llevó a Londres 2012, pero ahora trabaja para volver a ser una de realidades del deporte mexicano.

Y para eso Carolina ha intentado modificar las cosas. Al término de la justa olímpica decidió cambiar de entrenador yéndose con Francisco Rueda, etapa en la que empezó a practicar el trampolín de tres metros.

Pero los resultados no se dieron tras nueve meses bajo el mando del coach de Laura Sánchez, y en la Serie Mundial de la especialidad fue evidente la baja ncompetitividad que tenía. A eso llegó otro cambio de aires hace mes y medio, cuando decidió estar ahora bajo el mando de Iván Bautista. Un movimiento que parece el adecuado.

Recientemente la mexiquense obtuvo el oro en el Panamericano Junior de Tucson, Arizona, en la prueba de trampolín de tres metros sincronizados junto con Paola Pineda, un primer paso positivo en esa nueva era para la clavadista de 16 años de edad.

-¿Cómo se encuentra Carolina Mendoza para enfrentar otro ciclo olímpico?

"Fue difícil superar esa etapa de los Juegos Olímpicos porque tuve una mala racha durante todo un año, pasando también por la Serie Mundial, y era por el hecho de que ya no estaba tan motivada y me costó trabajo recuperar esas ganas. La verdad que con ese resultado en Arizona ya me dan más ganas y apenas hasta ahorita estoy recuperando ese entusiasmo que tenía de cumplir mis sueños y metas que tengo. Este resultado me va a ayudar para seguirle esforzándome al máximo en los entrenamientos y en las competencias".

-Se dio un buen resultado en trampolín de tres metros en Arizona, ¿ahora te enfocarás en esta prueba o seguirás con la plataforma?

"Me interesan las dos pruebas y con el resultado que obtuve en el Panamericano me indica que tengo posibilidades en el trampolín y en plataforma ya lo he hecho bien. Me encantaría hacer las dos pruebas, pero tendría que hablarlo con el profesor Iván, porque sí tiene su dificultad incursionar en las dos. Para el siguiente año en los Olímpicos de la Juventud quiero buscar el pase para estar en las dos competencias".

-Durante este año has cambiado dos veces de entrenador, ¿esto suele ser muy complicado para un deportista?

"El estar cambiando de entrenador era algo inestable porque todos son diferentes y necesitas tiempo para acoplarte. En un mes y medio que llevo con Iván ya sé como son las cosas. No me costó nada de trabajo acoplarme al trabajo de Bautista debido a que ya estuve aquí hace dos años y sé como es el método de entrenamiento. Sin embargo, le doy gracias a Paco Rueda, quien me estuvo ayudando mucho tiempo y me enseñó bases en el trampolín, porque yo tiraba pura plataforma".

-Ahora que estas entrenando con Iván Bautista y con su equipo de clavadistas, ¿hacer de nueva cuenta pareja con Alejandra Orozco podría ser una opción?

"Somos muchas las que tenemos la posibilidad de estar tirando los sincronizados, pero ya eso lo decidirá el profesor Iván. Aprendí mucho de todas las competencias que tuve y ahora estoy con mayor madurez, y hay que seguir disfrutar lo que haces y no rendirte".

Carlos Cruz