16 de diciembre de 2013 / 09:02 p.m.

La suerte del portugués quedó sellada con la derrota del domingo como local por 5-0 ante Liverpool, que siguió a la paliza 6-0 sufrida ante Manchester City el 24 de noviembre.

 

Tottenham despidió al técnico Andre Villas-Boas el lunes, 24 horas después de que el club sufriese su segunda goleada en menos de un mes en la Liga Premier.

La suerte del portugués quedó sellada con la derrota del domingo como local por 5-0 ante Liverpool, que siguió a la paliza 6-0 sufrida ante Manchester City el 24 de noviembre.

Tottenham cayó así al séptimo lugar, a cinco puntos de la cuarta plaza, la última clasificatoria para la Liga de Campeones.

Villas-Boas fue contratado por Tottenham el 22 de julio del 2012, luego de ser despedido por Chelsea.

En su primera temporada no pudo clasificar al club a la Champions League y durante el receso de verano Tottenham invirtió más de 160 millones de dólares en refuerzos, sobre todo delanteros, para compensar la partida de Gareth Bale al Real Madrid.

La lista de refuerzos incluye al brasileño Paulinho, el argentino Erik Lamela, el español Roberto Soldado y el danés Christian Eriksen .

El club dijo que la partida del técnico había sido producto de un "acuerdo mutuo para beneficio de todas las partes" involucradas.

La prensa inglesa especuló de inmediato que Fabio Capello y Guus Hiddink asoman como posibles sucesores de Villas-Boas, quien es el quinto técnico despedido en lo que va de la temporada. Previamente habían corrido la misma suerte Paolo Di Canio (Sunderland), Ian Holloway (Crystal Palace), Martin Jol (Fulham) y Steve Clarke (West Bromwich Albion).

AP