25 de mayo de 2013 / 04:54 p.m.

 San Pedro Garza García • Las cartas y documentos oficiales que conforman la biblioteca del general Bernardo Reyes estarán de vuelta en Monterrey, toda vez que la fundación Doctor Ildefonso Vázquez Santos llegó a un acuerdo para repatriarla.

Alicia Reyes, nieta de don Alfonso y custodia de la Capilla Alfonsina de la Ciudad de México, fue portadora de la noticia al ser invitada a la presentación del proyecto Biblioteca Privada de Acceso Público de Monterrey.

“Lo he tenido desde siempre, yo quiero que realmente se tenga una custodia y, por otra parte, que se difunda para que se sepa un poco más sobre la vida ejemplar de Bernardo Reyes”, opinó en entrevista con MILENIO Monterrey.

Después de lograr la custodia de la biblioteca del escritor y periodista Fernando Benítez, la Fundación Dr. Idelfonso Vázquez Santos (FIVS) anunció la adquisición del acervo del ex gobernador de Nuevo León Bernardo Reyes.

Jorge Vázquez, empresario y presidente honorario de la FIVS, señaló que dicho acervo será difundido tanto en formato físico y digital.

En su opinión, traer de vuelta el legado del general Reyes a la ciudad es un acto de orgullo.

“Es un orgullo traer de vuelta a los hombres que hicieron una diferencia para Nuevo León. Vale la pena que los jóvenes lo conozcan, no sólo por el nombre de la calle sino que gracias a su esfuerzo y trabajo, estos jóvenes tienen una vida digna y de orgullo en Nuevo León”.

El archivo personal del padre de Alfonso Reyes consta aproximadamente de 10 mil documentos, los años 1885 a 1909, periodo en el que Bernardo fue gobernador del estado.

Entre ellos se encuentran cartas, diarios, documentos oficiales de Gobierno y la biblioteca con la cual Bernardo le leía a sus hijos, la cual sirvió de guía literaria para Alfonso Reyes.

“La figura del general Bernardo fue importante en la afición de Alfonso Reyes en Grecia, y es cierto porque en sus Memorias mi abuelo entendió las batallas griegas gracias a su padre”, apunta Alicia Reyes.

La vida del general Bernardo Reyes se identifica claramente con Nuevo León, aunque nace en Guadalajara, Jalisco.

En 1885 es notificado por el presidente Porfirio Díaz para que llegue a Nuevo León como jefe militar, y así someter a las diferentes tribus indígenas que aún merodeaban por estas tierras.

Fue promotor de la industria, con apoyos a la Cervecería, la Vidriera y la Fundidora. De su herencia arquitectónica sobrevive el Palacio de Gobierno.

Antes del derrocamiento de Díaz, era el candidato natural a sucederlo en la presidencia. Después del alzamiento revolucionario y la llegada al poder de Francisco Madero, fue hecho preso.

El 9 de febrero de 1913 cayó abatido frente al Palacio Nacional cuando iniciaba un Golpe de Estado a la presidencia de Madero. Con su muerte, inicia La Decena Trágica.

“Es una figura que hay que conocer porque hasta cierto punto, era un hombre de una pieza. Pensemos que él pudo ser el presidente de la República Mexicana, y con perdón de todos, creo que lo habría hecho muy bien”, señaló Alicia Reyes.

Una parte del archivo personal de Bernardo Reyes fue documentado por el Centro de Estudios de Historia de México Carso, publicando tres guías al respecto.

En el 2005, se dio un primer intento de que los documentos regresaran a Nuevo León pero el proyecto no tomó fuerza bajo la administración de Natividad González Parás.

La adquisición de este acervo forma parte de las actividades de resguardo y difusión de la FIVS, y será uno de los fondos que integren el centro cultural proyecto Biblioteca Privada de Acceso Público de Monterrey.

ClavesEl retorno

Jorge Vázquez, presidente honorario de la FIVS, anunció un acuerdo con la nieta de Alfonso Reyes, Alicia Reyes, para que el archivo personal del general Bernardo regrese a Monterrey.

Se tratan de 10 mil documentos entre cartas, oficios oficiales de Gobierno, diarios y libros personales del ex gobernador de Nuevo León.

Una parte del archivo ya fue documentado por el Centro de Estudios de Historia de México Carso.

El archivo formará parte del proyecto el Centro de Estudios de Historia de México Carso. El historiador Víctor Niemeyer se basó en el archivo para su libro El general Bernardo Reyes.

 — GUSTAVO MENDOZA LEMUS