1 de diciembre de 2013 / 02:29 a.m.

Monterrey.- Como cada año, diciembre será el mes del estira y afloja entre estado, transportistas y usuarios para definir las tarifas de los camiones para el año 2014.

Y en esta oportunidad, los empresarios del ramo han solicitado ya al seno del Consejo Estatal del Transporte y Vialidad un incremento al costo del boletaje, que oscila entre un 15 y el 20 por ciento dependiendo cada caso.

Fuentes oficiales confirmaron esta petición, que se analiza primero en la Comisión de Costos y Productividad, y posteriormente los consejeros, entre los que se encuentran diputados locales, representantes de la iniciativa privada, el Gobierno estatal y los propios concesionarios del transporte, definen si es de aprobarse o no.

Esta Comisión se reúne este lunes 2 de diciembre, a fin de arrancar de manera formal los trabajos de análisis sobre la tarifa que se aplicará en el 2014, pero la votación final se dará pasado el 20 de diciembre, como se estila cada año.

Aunque todavía falta la valoración técnica que se realizara, la misma fuente estimó que el alza solicitada es excesiva, por lo que se buscaran esquemas que beneficien a los concesionarios pero sin afectar a la ciudadanía.

Las tarifas fueron un punto de desencuentro importante entre estado y transportistas durante el presente año.

En diciembre pasado se aprobaron deslizamientos mensuales que, en suma, redundaron en un alza del 5.64 por ciento, al tiempo que la tarifa de castigo para usuarios sin tarjeta Feria, de 10 pesos, no sufrió modificaciones.

El Consejo Estatal de Transporte y Vialidad recomendó que dichos deslizamientos fueran de .05 centavos mensuales para la tarifa ordinaria de rutas radiales con clima y de .03 centavos para la tarifa preferencial.

Las unidades sin clima obtuvieron un deslizamiento de .04 centavos en el boletaje ordinario y de .02 centavos en la preferencial.

Adicionalmente se avalaron descuentos del 50 por ciento para el primer transbordo, a manera de compensación para los millones de usuarios del servicio.

No obstante, en mayo los transportistas suspendieron este beneficio por dos días, inconformes porque el estado no cumplió algunos acuerdos y dada la situación financiera que atravesaban ante el incremento de insumos como el diesel.

En el mismo período, los transportistas presionaron para obtener un incremento del 20 por ciento en las tarifas, pero su intención no prosperó, y a cambio obtuvieron la promesa de que se buscarían incentivos fiscales y se realizaría un estudio sobre aforos.

Finalmente el problema se solucionó, pero sin duda el antecedente marcara las negociaciones en puerta.

LUIS GARCÍA