Redacción 
1 de febrero de 2013 / 09:09 p.m.

Ciudad de México • Lo sucedido el día de ayer en el edificio B-2 de Pemex fue debido a la acumulación del gas halón, el cual es era usado como un extintor de incendios, por lo cual se trató de una implosión y no explosión.

En un primer reporte, al cual tuvo acceso Carlos Marín, director general editorial de MILENIO, detalló que el gas se dejó de usar debido a que según estudios causaba daños a la capa de ozono.