Agustín Martínez
5 de diciembre de 2013 / 06:39 p.m.

Monterrey .- Un instante de verdadero temor vivieron algunos habitantes de la colonia Residencial Anáhuac, en San Nicolás, luego de que dos plataformas del ferrocarril se salieran de la vía, y a una de ellas se le desprendieran 14 tubos de acero de cinco toneladas.

Aunque no hubo lesionados, una de las estructuras de 25 metros de largo y 70 centímetros de diámetro, fue a dar hasta la calle y dañó en forma leve dos viviendas.

Los hechos se registraron alrededor de las 10:30 horas a la altura de las calles Calzada Tenochtitlán y Novena, informó la Dirección de Protección Civil Municipal.

"Se salieron de las vías dos vagones tipo plataforma, los cuales llevaban tubos de aproximadamente cinco toneladas. Nada más un vagón es el que tuvo el desprendimiento de todos los tubos", señaló el director de Protección Civil y Bomberos de San Nicolás, Josafath Quiroga Mendoza.

Aparentemente fue una falla en el mecanismo de cambio de vía, en la zona utilizada como "patio", lo que originó el problema que puso en riesgo a los vecinos.

Las autoridades acudieron a verificar los daños, mientras que cuadrillas de una empresa de grúas se dieron a la tarea de retirar las piezas metálicas.

Trascendió que el área pertenece a la empresa Kansas City Southern, aunque la locomotora es propiedad de Ferromex. Serán las autoridades federales las que emitan una posible sanción.

"Se va a levantar un acta directamente, para ver qué fue lo que ocasionó, y ver, para que ya no vuelva a pasar, que medidas van a tener que tomar.

Descartamos alguna sanción por parte de nosotros, porque es jurisdicción de la Secretaría de (Comunicaciones y) Transportes", aseveró el funcionario.

Una joven señora que se identificó sólo como Ana, y cuya vivienda quedó con algunos daños, relató que ella estaba en la cochera, con su hijo de un año, cuando ocurrió el incidente.

"Simplemente se escuchó un estruendo muy fuerte. Se escuchó donde se reventaron los cinchos y empezaron a caer un tubo tras otro, y el primero vino a parar aquí a nuestra casa", describió.

Ella no supo qué hacer en ese instante y se limitó a proteger a su bebé. Ahora pide que las compañías ferroviarias extremen los cuidados y no pongan en riesgo a la población.

"Pues que tuvieran un poquito más de seguridad con sus cargas. Y más que nada que vengan y chequen lo del daño, porque ha venido todo mundo, menos Ferrocarriles a ver qué pasó", dijo.

En el transcurso de la tarde las maniobras continuaron para retirar los tubos de la vía pública, así como para retirar las dos plataformas que descarrilaron.