19 de marzo de 2013 / 07:13 p.m.

Monterrey • Un día como hoy pero en marzo de 2010 fueron asesinados a tiros dos jóvenes estudiantes del Tec de Monterrey cuando salían de dicha institución, justo cuando se enfrentaban delincuentes y elementos del Ejército Mexicano.

Han transcurrido tres años y la justicia no ha dado con todos los responsables del doble crimen. La madre de uno de los fallecidos, Rosa Elvia Mercado denunció la falta de celeridad e información en el proceso investigativo, pues hasta la fecha sólo hay un sospechoso detenido.

En entrevista con Azucena Uresti, para Milenio Radio Monterrey, la madre de Jorge Antonio Mercado Alonso se mostró decepcionada con las autoridades locales y nacionales, así como con las instituciones encargadas de administrar la justicia.

Dijo que desde la muerte de su hijo, el único avance que hubo fue la detención de un militar de nombre Hipólito Eugenio Luis, que era quien comandaba al grupo de soldados la noche de la balacera.

“El mes pasado me habló el capitán Ramírez de la Unidad de Vinculación Ciudadana para informarme de que el 22 de febrero iba haber un juicio para una persona que estaba detenida por el lado militar y lo iban a enjuiciar por haber alterado los hechos”, señaló.

Sin embargo, Rosa Elvia desconoce cuál es el status legal y en qué instancias se encuentra el proceso. También hizo saber que no recibió ningún apoyo por parte de las autoridades, que sólo la Unidad de Vinculación Ciudadana de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) le ofreció un seguro médico, pero hasta el momento no ha hecho uso del mismo.

Por la falta de recursos económicos y porque considera “un proceso desgastante” ante la inacción de las autoridades, indicó que no cuenta con un abogado particular para el seguimiento del caso; sin embargo, instó a las autoridades a esclarecer el caso y con ello limpiar el nombre de su hijo Jorge Antonio y de su compañero Javier Francisco Arredondo Verdugo.

El 19 de marzo de 2010 estos dos jóvenes perdieron la vida en medio de una balacera cuando delincuentes se enfrentaron a elementos del Ejército Mexicano. En un principio, se les vinculó al crimen organizado, pero posteriormente las autoridades del Tec de Monterrey aclararon que los estudiantes se encontraban haciendo tareas en la biblioteca de esa institución hasta la medianoche y que al salir de allí fueron alcanzados por las balas.

REDACCIÓN