5 de febrero de 2013 / 03:55 p.m.

Monterrey.- Fueron tres dependencias del Gobierno Central las que acapararon la mayor parte de los incrementos en gasto corriente: la Secretaría General de Gobierno, Tesorería y Contraloría.

En primer lugar se encuentra la Secretaría de Finanzas y Tesorería del Estado que dirigió la primera mitad del año Othón Ruiz Montemayor y hacia el segundo semestre fue titulada por Rodolfo Gómez Acosta.

Para esta dependencia estaban presupuestados 5 mil 29 millones de pesos, pero hacia el final del ejercicio fiscal el número creció por encima del doble, dejando el saldo en 12 mil 913 millones de pesos. Esto da un total de 156 por ciento.

El incremento en estos gastos se precisa en dos rubros, en particular los “"servicios generales", donde se pasó de 412 a mil 116 millones de pesos, así como las “"transferencias, asignaciones y subsidios"”, donde se ejercieron 57 millones de pesos a pesar de sólo estar contemplados 18.

Llama la atención el incremento en “servicios financieros, bancarios y comerciales”, pues sólo se tenían presupuestados 2 millones de pesos y se gastaron 111.

Le sigue la dependencia que dirige Álvaro Ibarra, que tenía un presupuesto anual asignado de 839 mil pesos; sin embargo, al cierre del año terminó en mil 548 millones de pesos.

La mayor parte del incremento en esta oficina que tiene a su cargo las relaciones interinstitucionales con los otros poderes, partidos políticos e incluso con la sociedad civil, se fue al apartado de gastos de “servicios generales”, donde tenía asignados 284 millones de pesos, pero se gastó 1 mil 44.

En tercer lugar está la Contraloría y Transparencia Gubernamental, dependencia a la que se le habían asignado 85 millones de pesos para su operación, pero culminó 2012 ejerciendo casi 6 millones de pesos más, un total de 91 millones 562 pesos.

Aunque la cantidad que gastó “"de más"” la secretaría de Desarrollo Social no es muy grande, llama la atención que se originó en los sectores “"servicios personales"” y “"materiales"”, en donde en suma se incrementó 165 millones de pesos, mientras que en el apartado de “"subsidios y otras ayudas"” dejaron de entregarse 200 millones de pesos.

El Gobierno Central erogó 2 mil 400 millones más de los proyectados básicamente por un gasto no contemplado en el rubro de asuntos financieros y hacendarios, rubro para el que se habían contemplado sólo 325 millones de pesos en 2012, y por el que terminaron gastándose 2 mil 720; un 736 por ciento más.

En materia de Transporte y Turismo había partidas contempladas por mil 546 y 142 millones de pesos; sin embargo, al cierre del año estas cantidades crecieron en 2 mil 105 y 392 millones, respectivamente.

DANIELA MENDOZA