12 de julio de 2013 / 02:47 p.m.

El sexto encierro de las Fiestas de San Fermín fue hasta ahora el más peligroso y violento, ya que dejó tres heridos por asta de toro, según detallaron hoy los servicios médicos de Pamplona, Navarra, en el norte de España.

El primer momento de tensión se vivió cuando uno de los toros se quedó separado de la manada y se ensañó con un mozo a la altura de la famosa calle de Estafeta.

El joven recibió intermitentes embestidas y tuvo que ser auxiliado por varios corredores para separarle del animal.

Los servicios de emergencia de la fiesta detallaron que el atacado, de nacionalidad española, sufre tres heridas por asta, dos en la ingle derecha y una en la pierna izquierda.

Metros después, este animal llamado "Langostera" sacudía de nuevo a un grupo de corredores en donde al menos uno de ellos, estadunidense, recibió un puntazo con el asta derecha cerca del vallado contra el cual fue arremetido varias veces.

En el tramo conocido como Telefónica, este corredor fue salvado, pero registró una herida en el abdomen cuyo pronóstico es grave.

El tercer herido por asta fue un hombre nacido en Barcelona, noreste español, a metros del final. El afectado sufrió algunas heridas en el brazo derecho, pero de menos gravedad que el anterior.

Por fin, el toro descolgado, se giró, y con la ayuda de los mozos pudo llegar a la plaza de toros donde se recogen los astados. Allí le esperaban los dobladores que le condujeron ya sin incidencias hasta corrales.

Esta carrera, que rompió una racha histórica de cinco encierros sin cornadas, algo que no se veía desde el año 1976, se llevó a cabo con la ganadería El Pilar, de Salamanca, en el noroeste de España.

La carrera fue la más larga hasta ahora este año con una duración de cuatro minutos y 56 segundos.

Notimex