28 de octubre de 2013 / 04:20 p.m.

La irreverencia de Steven Tyler y compañía una vez más se hizo presente en nuestro país, con un concierto que tuvo como sorpresa la aparición de Gloria Trevi, en una presentación donde bailó por unos minutos junto a Aerosmith.

La Arena Ciudad de México, como sede, pudo presenciar este acontecimiento en el que la intérprete de “Doctor psiquiatra” realizó sus mejores movimientos, ante la incredulidad de los 15 mil presentes que se dieron cita.

“Walk this Way”, fue el himno y símbolo de locura seleccionado para que estos dos iconos de mundos diferentes se fusionaran para converger por unos minutos en un solo lugar.

No obstante, los espectadores no solo vivieron eso, pues Aerosmith tras dos años de ausencia regresó a la capital armado con más de una docena de amplificadores sobre el escenario que hicieron explotar con su exquisito rock en el inmueble que lució casi al máximo de su capacidad.

En punto de las 20:45 horas, una animación que mostraba diferentes imágenes de la banda vislumbraba el comienzo de un espectáculo enérgico que duró poco más de dos horas y que fue representativo para el grupo, debido a que presentaban su más reciente disco Music From Another Dimension, como parte de su gira The Global Warming World Tour.

Tyler, estrafalario y eternamente delgado, se presentó con un penacho con destellos rosas sobre el entarimado que fue especialmente construido para ellos, pues contaba con una pasarela.

“Eat the Rich”, tema seleccionado para abrir el show, fue motivo para que el vocalista de pelo cano y arrugas tremendamente visibles, escupiera literalmente sus letras a los seguidores que variaban en edadesEl showman recorría de un lado a otro el lugar, mientras sus compañeros Joe Perry, Brad Whitford y Joey Kramer ejecutaban sus instrumentos de forma magistral, sin la presencia de su bajista Tom Hamilton.

Con canciones como “Love in an Elevator”, “Dude”, “Rag Doll” y “Cryin’”, la banda de Boston contagiaba de entusiasmo a las personas que se mostraban expectantes al ver los diferentes movimientos sui géneris que hacia el cantante.

Mientras pasaban las interpretaciones, la enorme pantalla central que caracteriza a la Arena se encontró en todo momento apagada, ya que el staff de producción de Aerosmith estaba grabando el concierto.

Por lo tanto, todos los presentes dirigían sus miradas al escenario y constantemente tomaban fotografías y video de canciones como “What it Takes”, “I Dont Want to Miss a Thing” y “Sweet Emotion”, las cuales formaron parte del final.

 — IVÁN CASTAÑEDA